La mujer y la lucha por un nuevo Nepal

Revolución #012, 21 de agosto de 2005, posted at revcom.us

Recibimos el siguiente artículo de Dipak Sapkota, corresponsal de Janadesh Weekly, un periódico pro maoísta de Nepal.

En una sociedad feudal como Nepal, para la mujer es sumamente difícil cruzar los límites que le impone la sociedad. Por ejemplo, la tradición dicta que las mujeres no salgan de su aldea sin el esposo o un guardián (hombre). En algunas partes, especialmente en Terai, no se permite a las mujeres trabajar fuera de casa, y la mayoría de las mujeres se limitan a realizar tareas domésticas en su casa y su aldea.

Pero hoy, la mujer participa en la guerra popular y en el Ejército Popular de Liberación (EPL) casi en la misma proporción que el hombre. Antes de que empezara la lucha armada en 1996, casi todas las mujeres del campo trabajaban en la cocina y la casa. Ahora han superado los límites feudales y son combatientes y comandantas de centenares de luchadores.

Entrevistamos a la camarada Rekha, comisaria de batallón de la 1 Brigada. Es una de las mujeres de más alto rango del EPL.

P: Los feudales y los reaccionarios dicen que las mujeres son débiles y que no pueden combatir. ¿Es verdad?

Camarada Rekha: La enorme participación de la mujer en la guerra popular refuta esas afirmaciones insultantes. Centenares de mujeres han ofrendado la vida. Miles pelean con fusiles. Docenas de comandantas dirigen a cientos de combatientes. Las combatientes han jugado un papel crucial y ganado muchas batallas. Miles más hacen trabajo del partido y trabajan en el nuevo gobierno revolucionario.

P: ¿Cómo es la participación de la mujer en el Ejército Popular de Liberación?

CR: Es sorprendente y electrizante. La mayoría de las jovencitas prefieren entrar al EPL que a una organización de masas o al gobierno revolucionario. Muchas combatientes creen que la mejor manera de oponerse a la opresión es derrotar al enemigo en el campo de batalla. Un tercio del EPL son mujeres. Creo que eso contesta tu pregunta.

P: ¿Hay problemas para que las mujeres continúen participando en el trabajo militar?

CR: Sí, hay algunos. El principal problema es el efecto del embarazo. Cuando una mujer tiene un hijo, se retira por lo menos dos o tres años. Al regresar, muchas prefieren dedicarse al trabajo de organización o del estado. El EPL tiene trabajo de organización, y todos los miembros y combatientes del partido tienen que mantenerse en forma. Pero aquí me refiero a trabajo de organización en las estructuras del partido (no del EPL), como comités de distrito, comités vecinales o comités de células. También hay trabajo de organización en las organizaciones de mujeres, las organizaciones de campesinos, etc. Así que en vez de recibir entrenamiento militar y combatir en el campo de batalla, esas mujeres organizan reuniones, programas culturales, etc. Como sabes, la mayoría de las regiones, distritos y pueblos autónomos tienen gobiernos populares. Hay trabajo estatal, como recolectar impuestos, organizar reuniones, trabajo administrativo, trabajo judicial, etc. Los combatientes del EPL trabajan en cualquier parte del país y tienen que ser muy móviles para participar en acciones centralizadas y descentralizadas. Pero los líderes y cuadros que hacen trabajo de organización y de gobierno pueden quedarse cerca de su aldea o distrito, y las mujeres que desempeñan esos trabajos pueden ir a casa y ver a sus hijos con frecuencia.

Estamos considerando este problema seriamente. Pero la enorme participación electrizante de nuevas reclutas llena el vacío. También hemos avanzado a tener grupos de comandantas y comisarias políticas.

P: ¿Cuánto hace que eres comisaria de batallón? ¿Cómo ha sido esa experiencia?

CR: Llevo más o menos un año. Antes era comisaria de compañía. La oportunidad en sí es un gran desafío y estoy haciendo un gran esfuerzo por desempeñarme lo mejor que pueda y con orgullo. He aprendido que lo más importante es la ideología y después sigue la determinación de uno. Mi experiencia ha sido que todo es posible si tenemos la ideología correcta y si se implementa con valor. Nunca me siento menos fuerte que los hombres en batallas. Pero quedan remanentes feudales de una sociedad dominada por el hombre. Creo que se eliminarán en el curso de la revolución.

*****

Todo indica que el Partido Comunista de Nepal (Maoísta) y su dirección han captado la esencia de algo muy importante que dijera el camarada Lenin: que la participación de la mujer es decisiva para el éxito de la revolución. El PCN (Maoísta) se ha esforzado por forjar una dirección de mujeres en el EPL y en los nuevos gobiernos revolucionarios. Esto lo confirma el hecho de que casi una cuarta parte de los líderes centrales son mujeres. Hay muchas comandantas y comisarias en el EPL. También hay bastantes trabajadoras médicas en el EPL y en todos los niveles y esferas de organización del partido y de los gobiernos populares.

¿Qué ha cambiado tras nueve turbulentos años de guerra popular? Lo que más se destaca en la lista de cambios es la participación de la mujer en la revolución. Es un cambio importante. La mujer ha roto las cadenas de la supresión y la discriminación. Ha demostrado que no seguirá tolerando la discriminación y la represión, y que puede luchar por igualdad y por sus derechos.

¿Qué cambios ha llevado la revolución a las masas de mujeres? En las bases de apoyo y en las zonas de influencia maoísta hay mucha menos discriminación de la mujer, y esos cambios se están extendiendo a las zonas urbanas.

Las características de la distribución tradicional de trabajo también están cambiando. En las bases de apoyo, hay hombres que hacen tareas domésticas y mujeres que hacen tareas que en el pasado eran solo para hombres. En el EPL y en el partido, las responsabilidades se distribuyen por parejo, sea en la cocina o en el campo de batalla. Esto se está extendiendo a todas las masas. En las bases de apoyo, se ha eliminado la discriminación de salarios entre hombres y mujeres. Nepal es tristemente famoso por el tráfico de mujeres: por la venta de jovencitas a ciudades de India, como Mumbai, Delhi y Calcuta, y a los países árabes. El tráfico de mujeres se ha reducido. En las bases de apoyo, se está eliminando la discriminación contra la educación de las niñas y se anima a los padres a mandar a la escuela tanto a sus hijas como a sus hijos. Se está implementando educación primaria obligatoria para todos los niños. Los gobiernos populares prohíben el matrimonio de adolescentes y que los padres obliguen a sus hijos a casarse. La edad mínima para el matrimonio es 20 años para la mujer y 22 para el hombre. Las mujeres tienen el derecho de planificar la familia y de escoger el método apropiado. Se alientan los matrimonios por amor (contra los matrimonios concertados) y se da prioridad a que la mujer escoja al esposo. La poligamia está prohibida. Se alienta a las viudas a volverse a casar. Se prohibió la dote. Se prohíbe la venta de bebidas alcohólicas, que llevaban a que los hombres golpearan a la esposa.

Un cambio muy importante en el curso de la revolución es el derecho de la mujer a tener propiedades. La ley nepalesa no le da en la realidad ese derecho: tiene que quedarse soltera hasta los 35 años para heredar. El 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer, la Organización de Mujeres de todo Nepal (Revolucionaria), que es la organización de mujeres del PCN (Maoísta), lanzó la demanda de que todas las mujeres tengan el mismo derecho a la propiedad de sus padres. Una cantidad significativa de familias ha implementado esto. Todavía no es una ley del gobierno popular, pero una de las demandas del partido es que las mujeres tengan el derecho de poseer y heredar tierras.

La camarada Jayapuri Gharti, presidenta de la Organización de Mujeres de todo Nepal (Revolucionaria), dijo: "En la reunión de nuestro comité central decidimos convocar a las masas a dar el derecho de tener propiedades a sus hijas. Creemos que si la mujer no tiene el derecho a tener propiedades, jamás será igual al hombre. La igualdad debe empezar al momento de nacer, con el derecho de propiedad".

Le preguntamos a la camarada Gharti qué programas para la mujer existen. Dijo: "Tenemos programas de resistencia contra todos los horribles rituales que hacen que la mujer sea ciudadana de segunda categoría. Contra el tráfico de mujeres, la tradición de la dote, los dizque concursos de belleza, las películas y periódicos vulgares de India, las bebidas alcohólicas y otras cosas similares. Hemos empezado a implementar todo esto".

La revolución ha traído cambios significativos a la vida de la mujer, pero también hay problemas. Un problema es forjar muchas más mujeres líderes, especialmente en el EPL. La mayoría de las combatientes tienen de 18 a 25 años, y cuando se casan y tienen niños muchas se pasan al trabajo de organización y de gobierno. La responsabilidad de los niños y las enfermedades de la mujer también hacen difícil que la mujer participe con constancia. Otros problemas de salud para las mujeres son la alimentación deficiente, la sanidad inadecuada y la falta de servicios médicos. También quedan en el partido y en las zonas de base restos de la sociedad feudal dominada por el hombre.

Las mujeres de Nepal, con valor, sacrificio y resistencia, están resueltas a lograr la victoria en la guerra popular.