1° de Mayo de 2003, Los Ángeles: Los inmigrantes toman las calles

Obrero Revolucionario #1198, 11 de mayo, 2003, posted at rwor.org

Iban a dar las 6 de la tarde cuando miles de trabajadores inmigrantes salieron de los edificios del centro de Los Ángeles. Había muchas costureras, pues esta es la capital nacional de las maquiladoras; otros acababan de limpiar las oficinas de los rascacielos o de lavar platos y limpiar mesas en restaurantes lujosos. Pero este día, se encontraron con 6,000 personas que estaban celebrando el Día Internacional del Trabajador.

Costureras, bailarines aztecas, punks, comunistas revolucionarios, sindicalistas, activistas contra la guerra y miles de proletarios inmigrantes urgían a los peatones a unirse a la manifestación con coros como "¡Alto a la agresión contra los inmigrantes!", "¡No a la guerra, sí a los trabajos!" y "¡Legalización, ya!".

"Yo hoy no sabía de la marcha. Nada más vine al centro a ver, pero me tocó la suerte de participar en esta marcha", dijo un mexicano que cruzó "ilegalmente" por el canal de Mexicali. "No tenemos de otra. Nuestro gobierno nos obliga a salir de nuestros países, para venir acá y ser explotados como mano barata. La globalización, pues es un imperialismo total".

Mexicanos, salvadoreños, guatemaltecos y otros latinoamericanos marchaban al ritmo de tambores coreanos. El traje colorido de dos nigerianos contrastaba hermosamente con los colores de pelo de punks mexicanos. Campesinos desterrados de Veracruz y Guerrero marchaban hombro a hombro con estudiantes chicanos de la USC, la UCLA, Cal State Northridge y otras universidades y prepas. Por todos lados se veían banderas: la azul con el globo, la de la paz, la roja, la negra y los colores de muchos países. Tres grandes contingentes juveniles de la Brigada de la Juventud Comunista Revolucionaria, de No en Nuestro Nombre y de la Red Triángulo Azul animaban el día.

Latía orgullo de marchar y corear con gente de todas partes del mundo. Muchos comentaron sobre el hecho de que el 1 de Mayo nació aquí en la lucha por la jornada de ocho horas y sin embargo aquí no se lo reconoce.

Una niña tenía una pancarta con el símbolo de la paz y su mamá sonreía cuando pasaba un contingente de costureras con camisetas naranjas que decían "Legalicen a Los Ángeles".

La señora estaba muy orgullosa de celebrar el 1 de Mayo y de protestar contra la creciente guerra contra los inmigrantes. Dijo: "Este es nuestro día. Es el día de todos los que nos rompemos el lomo para ganarnos el pan de cada días. Tenemos que luchar juntos y unidos".

Lleva 10 años aquí sin papeles, tuvo que a abandonar Perú por la crisis económica. Dijo: "Me dicen, `si no te gusta, ¿por qué te quedas?'. Yo contesto que traen a Estados Unidos todos los recursos naturales de nuestros países. Estamos aquí porque Estados Unidos nos ha robado nuestros recursos naturales".

Hablando de las protestas del 1 de Mayo, dijo que era parte de una familia mundial. "El problema de uno es el problema de toda la familia. Por esa razón necesitamos salir a protestar y necesitamos conquistar nuestros derechos en las calles".

Un organizador de la comunidad coreana dijo: "Tenemos que unirnos con todos los movimientos y trabajar juntos. Luchamos por muchas de las mismas cosas". Una de las cosas que le preocupa mucho es la creciente represión de los inmigrantes, especialmente las detenciones preventivas por el "delito que podrían cometer", y agregó que "en la comunidad coreana hay muchos inmigrantes, y la Migra ya ha detenido a varias personas, a unos ya los deportaron. Las redadas las llevaron a cabo en la noche la Migra y la policía. Como ven, este tema afecta a muchos inmigrantes, no se trata solo de un grupo".

Los manifestantes tenían mucho brío. Los estudiantes comentaron sobre la fuerza que se sentía con la gran mezcla de gente. Un organizador de Wise Up!, el grupo juvenil de la Coalición pro Derechos Humanos para Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), dijo: "Me fortalece mucho saber que esto está ocurriendo por todo el mundo. Me motiva mucho ver que gente de diferentes nacionalidades y clases apoyan esto. ¡Es muy poderoso!".

Cuando la marcha iba llegando al punto de concentración, el grupo Los Jornaleros del Norte empezó a tocar norteñas que celebran las luchas del pueblo. Alrededor de la manifestación un grupo bailaba con una manta que proclamaba: "¡Alto a la agresión contra los inmigrantes!"; otra proclamaba en inglés, español, coreano y tagalo: "Legalización, ya".

La protesta fue auspiciada por la Red Multiétnica Organizadora de Obreros Inmigrantes (MIWON), que invitó a tomar la palabra a CHIRLA, la Asociación de Obreros Filipinos, el Centro de Costureras, No en Nuestro Nombre, Red Triángulo Azul, A.N.S.W.E.R. (coalición contra la guerra) y la Coalición por la Paz Mundial, entre otras organizaciones.

Travis Morales, un partidario del Partido Comunista Revolucionario y miembro de La Resistencia, también habló y mandó saludos revolucionarios a las protestas en México y Alemania, y a los combatientes de las guerras populares en las montañas de Nepal y las selvas de Filipinas.

Habló sobre la Red Triángulo Azul y de los crecientes ataques contra los inmigrantes tras el 11 de septiembre, con la detención de musulmanes y sudasiáticos.

"Tras el 11 de septiembre nos encontramos ante uno de los mayores desafíos de nuestra vida. La represión ha llegado a niveles que nunca hemos visto. El gobierno ha detenido y desaparecido a musulmanes y sudasiáticos. Hay detenidos sin acusaciones en celdas secretas. Los tribunales militares pueden sentenciar a muerte. John Ashcroft está autorizado a declarar que cualquier inmigrante es terrorista y a detenerlo sin entablar cargos ni derecho de apelación".

"El gobierno nos quiere dividir para conquistarnos; eso es lo que hace cuando dice que unos somos terroristas y otros criminales por cruzar la frontera `ilegalmente' para sobrevivir. Pónganse un triángulo azul con el nombre de un desaparecido como muestra de solidaridad y organicen en solidaridad. ¡Alto a la represión de musulmanes y sudasiáticos! ¡Somos seres humanos, exigimos un mundo mejor! ¡No aceptamos ninguna forma de esclavitud!".

Un organizador estudiantil de No en Nuestro Nombre anunció una nueva campaña para expulsar de las prepas y las universidades a los reclutadores militares, y la multitud aplaudió con regocijo.

"Los estudiantes que participan con No en Nuestro Nombre piden que se solidaricen con las víctimas de los ataques de nuestro gobierno y su industria militar. No permitiremos que esta administración use a nuestra generación para la conquista del petróleo y el dominio de otras naciones.

"No permitiremos que esta administración aproveche el 11 de septiembre como pretexto para lanzar una nueva ofensiva contra los merecidos derechos de inmigrantes y trabajadores.

"Como parte del nuevo movimiento de resistencia, los jóvenes y estudiantes de No en Nuestro Nombre hemos emprendido la tarea de sacar de nuestras escuelas a los reclutadores militares. Esa es la meta de nuestra campaña".

Una trabajadora doméstica, hablando en nombre de CHIRLA, exclamó: "¡Alto a las redadas y deportaciones!".

Expresó los sentimientos de la multitud cuando dijo: "Yo digo que tenemos la obligación y la responsabilidad de pelear por nuestros derechos sin egoísmo. Nos pronunciamos en contra de la guerra. Para muchos la guerra de Irak ya terminó. Pero para muchos apenas empezó. Empezó para los que perdieron sus seres queridos, para los niños que perdieron sus padres y está mutilados. Para ellos apenas empieza la pesadilla de la guerra".

Su voz, ahora más recia, declaró: "¡Tenemos que ser valientes y decir NO, tenemos que decir BASTA!".

La multitud aplaudió cuando ella coreó: "¡Aquí estamos y no nos vamos! ¡Aquí estamos y no nos vamos y si nos echan nos regresamos!".


Este artículo se puede encontrar en español e inglés en La Neta del Obrero Revolucionario en:
rwor.org
Cartas: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Teléfono: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497