La hora de la crueldad:

1º de abril: Recortes para inmigrantes

Obrero Revolucionario #900, 30 de marzo, 1997

El 1 de abril comienza una temporada cruel: el gobierno federal pondrá en vigor muchos de sus devastadores recortes de welfare, seguridad social para los incapacitados (SSI) y estampillas de comida.

El 1 de abril le quitarán ciertos beneficios a la mayoría de los inmigrantes legales, a menos que cumplan los requisitos para una exención: o sea, que son ex combatientes de las FFAA estadounidenses o que tuvieron trabajo en Estados Unidos durante 40 lapsos de tres meses. Probar eso será muy difícil para gente que trabajó en el campo, en casa particulares o en talleres de ropa, donde los patrones no tienen récords.

La nueva ley de welfare le quitará a la mayoría de los inmigrantes legales y a casi todos los que lleguen en el futuro el SSI y las estampillas de comida. Además, los estados tendrán la opción de quitarles Medicaid y welfare. En siete estados (Texas, Alabama, Luisiana, Nevada, Nuevo México, Wyoming y Delaware) les quitarán Medicaid a los inmigrantes ancianos e incapacitados. Se cree que por lo menos 900.000 inmigrantes perderán estampillas de comida. Actualmente no se sabe cuántos perderán subsidios de alquiler, viviendas públicas, Medicaid y otros servicios sociales. En California, estos ataques se suman a los de la ley 187, que les quitó servicios sociales a los inmigrantes sin papeles.

En febrero, un millón de inmigrantes legales incapacitados y ancianos recibieron cartas con el anuncio de que van a perder su cheque a menos que puedan probar que han trabajado 10 años en Estados Unidos o que cumplen otros requisitos. En una carta típica, le dijeron a una anciana que tendría que explicar antes del 15 de mayo por qué debe seguir recibiendo su cheque. Se calcula que antes de agosto le recortarán el SSI a más de medio millón de inmigrantes, en su gran mayoría ancianos, ciegos o incapacitados. Muchos perderán su apartamento o los echarán de ancianatos.

Asimismo, la nueva ley de inmigración requiere que las agencias de servicios sociales estatales cooperen más estrechamente con la Migra para identificar y entregar a los indocumentados.

Además del ataque a los inmigrantes, el 1 de abril el gobierno federal recortará estampillas de comida para todo adulto de 18 a 50 años que no tenga hijos dependientes y que no haya encontrado trabajo en los primeros tres meses del año. Se calcula que un millón de personas perderán estampillas de comida. La nueva ley de welfare solo permite que esa categoría de adultos reciba estampillas de comida tres meses cada tres años. Desde hace mucho tiempo las estampillas de comida han sido el "último recurso" para los desempleados, y ahora se las están quitando.

Los recortes se están aplicando estado por estado. Ya muchos gobiernos estatales han señalado que temen las consecuencias de recortar beneficios a centenares de miles de personas a la vez. Los gobiernos de 40 estados han pedido permiso para seguir distribuyendo estampillas de comida a adultos sin hijos dependientes después del 1 de abril, por lo menos temporalmente. La nueva ley permite exenciones en zonas de un alto nivel de desempleo. El gobierno estatal de Nueva York ha pedido exenciones para 38 "zonas de excedente de mano de obra", como la ciudad de Nueva York. Por otro lado, estados como Michigan y Wisconsin están implantando los recortes a todo vapor. Varios congresistas conservadores han anunciado que quieren eliminar todas las exenciones para que los gobiernos estatales corten los beneficios.

No se sabe con precisión qué pasará ni cuándo, y probablemente no se sabrá hasta que dejen de llegar los cheques y les quiten estampillas de comida a los hambrientos.

Pero de una cosa no cabe duda: el gobierno federal está comprometido a destruir la red social que protege a los sectores más pobres. En los próximos meses recortará beneficios a más de un millón de inmigrantes, miles de niños incapacitados y un millón de adultos desempleados. Estos recortes tendrán consecuencias desastrosas para millones de familias.

Fuerte reacción
en comunidades inmigrantes

En las comunidades inmigrantes y pobres hay un clima de temor, indignación y rumor. Mucha gente que ha vivido, trabajado y pagado impuestos en este país desde hace muchos años perderá sus beneficios o su derecho de pedirlos en el futuro. Muchos inmigrantes incapacitados y ancianos perderán lo poco que reciben en estampillas de comida, vivienda pública y SSI, y no tienen la menor idea de cómo van a subsistir.

Muchos miles de inmigrantes han solicitado ciudadanía. El gobierno, con el pretexto de indagar sobre los "antecedentes criminales" de los solicitantes, ha embotellado el proceso y un millón de personas tendrán que esperar hasta nueve meses. Lo que es más, con una crueldad maquiavélica la administración acaba de anunciar que se le negará ciudadanía a personas con enfermedades mentales, como la Altzheimer, y retardadas. Dicen que esa gente no es capaz de jurar lealtad al gobierno. Más bien parece una maniobra para no tener que pagarles beneficios. El gobierno no ha divulgado cuántas personas la nueva ley afectará ni cómo podrán subsistir sin ayuda ni ingreso.

Los medios han informado sobre el temor de una posible racha de suicidios de ancianos e incapacitados, lo que demuestra lo calculada que es la crueldad del sistema. Wolzon Lescay, un inmigrante cubano de 51 años, se ahorcó en agosto, nueve días después de enterarse de que iban a recortar sus beneficios de incapacitación.

Junto con el temor y la angustia, está surgiendo un movimiento de resistencia. Miles de inmigrantes y sus partidarios participaron en una protesta en Los Angeles el 9 de marzo (véase el OR No. 899). Miguel Maldonado, de la Asociación de Trabajadores Inmigrantes, le dijo al OR que habrá otra protesta el 1 de abril en Nueva York. La organización La Resistencia está circulando un llamado a "Organizar un movimiento nacional de desobediencia a la `Ley de reforma del welfare' y todas las leyes contra los inmigrantes".

En esta temporada de crueldad, el primer blanco han sido los inmigrantes y los niños incapacitados, sin duda porque el gobierno esperaba que podía atacarlos sin provocar una poderosa resistencia. Los meses que vienen pondrán a prueba el programa de recortes: la resolución del gobierno y la conciencia del pueblo. Después de estos recortes iniciales habrá otros. Por todo el país, planean echar a más gente del welfare a programas de "workfare" (trabajo obligatorio). En unos pocos años, echarán a centenares de miles de familias "al abismo a la vez".

La única respuesta apropiada a esta infamia es la resistencia: unirnos, organizarnos y luchar contra estos crueles planes y el sistema que los pone en vigor. El sistema ha comenzado con un ataque contra los inmigrantes, así que tenemos que movilizarnos a luchar en ese campo hoy.


This article is posted in English and Spanish on Revolutionary Worker Online
http://rwor.org
Write: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Phone: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497
(The RW Online does not currently communicate via email.)

??