La prohibición de los abortos D&E y la lucha por el derecho a escoger

Proyecto de ley contra los abortos tardíos tendría consecuencias devastadoras para la mujer.

Obrero Revolucionario #907, 18 de mayo, 1997

Desde hace dos años, los enemigos del aborto han estado llevando a cabo una campaña para prohibir un método de abortos tardíos. En 1996, las dos cámaras del Congreso aprobaron un proyecto de ley para prohibir abortos en que un feto entra vivo en el canal vaginal, que se llama "dilatación y extracción intacto". Clinton vetó el proyecto de ley porque, aunque exceptuaba los casos en que la vida de la mujer está en peligro, no tenía una excepción en el caso de un peligro a su salud general.

Este año el Congreso está debatiendo el mismo proyecto de ley. La Cámara de Representantes ya lo aprobó y el Senado votará en mayo; sus partidarios esperan obtener suficientes votos para anular el veto de Clinton esta vez.

El proyecto de ley propone castigar a un médico con una multa máxima de $250.000 y dos años de cárcel por hacer un aborto "D&E intacto"; además, permitiría castigar a cualquier persona que ayudara al médico y permitiría a un esposo demandar a su esposa si aborta con ese método y él no está de acuerdo. Si ese proyecto de ley se aprueba, tendría consecuencias devastadoras para la mujer. Sería la primera vez que el Congreso criminalizara un procedimiento médico específico. Más mujeres perderían el derecho a un aborto que quieren y necesitan.

La campaña contra los abortos tardíos busca sembrar desinformación y crear opinión pública contra el aborto en general. Por eso, la lucha contra ella no se limita a defender un solo método, es una batalla para parar más ataques prácticos, políticos, ideológicos y legales contra el derecho a escoger.

Los argumentos de los reaccionarios son mentiras anticientíficas. El movimiento contra el aborto hace todo lo posible para tapar la verdad de que un feto NO es un niño y el aborto (con cualquier método) NO es matanza. Mienten cuando dicen que el método D&E es "un aborto de parto parcial". Sus "pruebas" son dibujos engañosos, enormes fotos de recién nacidos y retórica histérica para fomentar la mentira de que "todo aborto es matar a un bebé" y el método D&E es "matar a un bebé a tres pulgadas de nacer". A los médicos los acusan de practicar abortos para enriquecerse; a las mujeres las acusan de abortar por no perder la línea y porque los niños son "inconvenientes". Un ejemplo lo dio Guy Molinari, presidente del distrito Staten Island de Nueva York, quien dijo que a los médicos que practican esos abortos los deben ejecutar "de la misma manera que matan a los bebés".

Este es un paso más para invalidar, si no anular, Roe vs. Wade (el fallo de 1973 de la Suprema Corte que legalizó el aborto). De hecho, prohibir los abortos D&E sentaría las bases no solo para restringir métodos específicos sino también para eliminar muchos servicios. Además, le daría a los estados luz verde para aprobar leyes más estrictas. En Carolina del Sur se ha propuesto declarar que el aborto D&E es homicidio y sentenciar a los médicos a cadena perpetua. En Ohio ya es un delito grave. En Georgia pueden multar $5000 y meter a la cárcel cinco años al médico y a cualquier persona que lo ayude. En Misisipí la multa es de $25.000.

Otra meta es sembrar miedo: si el Congreso aprueba este proyecto de ley, muchos médicos temerán practicar abortos con otros métodos también. Su terminología imprecisa y no médica podría llevar a acusar a médicos por cualquier aborto después del primer trimestre. De acuerdo al Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (la principal organización de médicos del ramo), "las definiciones [del proyecto de ley] pueden abarcar elementos de muchas técnicas de aborto y obstétricas establecidas y reconocidas". De acuerdo a la Unión Americana de Libertades Civiles, la meta de la ley es "desalentar a los médicos para que no practiquen una variedad de métodos comunes después del primer trimestre de embarazo". Un médico que practica abortos tardíos le dijo al New York Times: "No recurro mucho a este método, pero me parece absolutamente ridículo que el Congreso quiera prohibirlo. A mi juicio, es como prohibir cierta clase de suturas". La ley podría parar muchos métodos rutinarios, a pesar de que no figuran en ella. El médico tendría que tomar una decisión pensando en cómo evitar un método ilegal en vez de buscar lo que más le conviene a la paciente.

No hay término medio;
la vida de la mujer está en juego

En las audiencias congresionales se vio lo devastadora que sería esta prohibición. La Federación Nacional del Aborto y otras organizaciones defensoras del derecho al aborto llevaron a mujeres que han tenido abortos D&E para dar testimonio. Describieron en detalle cómo es el aborto de tercer trimestre y por qué es absolutamente necesario. Varios médicos explicaron lo importante que es el aborto D&E para proteger la salud y la fertilidad de una mujer que necesita un aborto tardío. Ninguna organización médica importante apoya el proyecto de ley y muchas lo han condenado.

Hace poco los enemigos del aborto se enfocaron en el hecho que el aborto D&E intacto a veces se hace en el segundo trimestre, cuando el feto es normal y la salud de la mujer no está en peligro. Dicen que "es inmoral" si se hace solamente porque un médico decide que es el mejor método.

No se sabe exactamente cuántos abortos se practican con este método, pero no cabe duda de que no es tan "raro" como han dicho algunos defensores del aborto. Pero el debate sobre cuántos abortos D&E intacto se hacen es una trampa. Nos aleja de lo fundamental, que es el derecho de escoger de la mujer. No tiene absolutamente nada de malo hacerse un aborto por cualquiera que sea la razón. Y no tiene nada de malo que un médico decida utilizar el método que le parece mejor para la mujer.

Si una mujer decide, en cualquier etapa de un embarazo, que no puede o no quiere continuarlo, debe ser SU decisión y merece apoyo. Porque, como ha dicho Mary Lou Greenberg, "el control social de la reproducción oprime a la mujer. Precisamente por eso, el bienestar físico y social de la mujer debe tener prioridad sobre todos los procesos subordinados, como la reproducción. Claro que se trata de la salud de la mujer pero, lo que es más, se trata del derecho de la mujer a incorporarse plenamente en la sociedad".

Hay quienes dicen que el movimiento en defensa del aborto debe encontrar un "término medio". Están de acuerdo con Clinton, que dice que está bien prohibir este método si la vida y la salud general de la mujer no están en peligro. (Clinton ha dicho que firmará el proyecto de ley si tiene esas excepciones.) Esto refleja su posición de que el aborto debe ser "legal pero poco común" y algunos opinan que esa es una posición pro derecho al aborto. Pero en realidad no lo es: dice que el aborto es malo y que una mujer debe pedir disculpas por terminar un embarazo no deseado.

No importa a qué etapa haya llegado un embarazo, un feto no es un niño hasta que nazca, y el aborto, en cualquier trimestre, no es matanza. Por eso no tiene nada de malo terminar un embarazo por cualquiera que sea la razón y con cualquier método apropiado, incluso el D&E intacto.

También se ha propuesto ceder a los enemigos del aborto en este frente. Se dice que este round no se puede ganar porque han convencido a mucha gente de que el aborto D&E es "matar bebés". Pero la vida de la mujer está en juego en esta batalla. Esta ley socavaría el derecho al aborto, y los defensores del aborto tenemos la responsabilidad de educar, combatir todas las mentiras y decir la neta! La lucha para defender los abortos tardíos es una oportunidad para tomar la ofensiva y elevar el nivel del debate, para que mucha más gente entienda por qué un feto NO es un niño, el aborto NO es matanza y la mujer NO es incubadora.


This article is posted in English and Spanish on Revolutionary Worker Online
http://rwor.org
Write: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Phone: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497
(The RW Online does not currently communicate via email.)