Geronimo habla

Después de 27 años en la cárcel, el ex dirigente de los Panteras Negras Geronimo Ji Jaga habla de Mumia y de la liberación negra

Obrero Revolucionario #916, 20 de julio, 1997

Fue un momento histórico, bello, dulce; por muchos años se recordará la anticipación revolucionaria y electricidad de la audiencia. íPor fin, después de 27 años de injusta prisión, el compañero Geronimo ji Jaga (conocido como Geronimo ji Jaga Pratt)* estaba libre y hablando ante el pueblo! Fue una auténtica victoria del pueblo, fruto de su lucha.

La iglesia Advocate en North Filadelfia estaba repleta, todos querían ver a "G", como llaman cariñosamente a Geronimo. Cuando llegaron más de 300 personas y la iglesia se desbordó, la celebración salió a la calle.

Ramona Africa dio la bienvenida a nombre de la organización MOVE y pasó el micrófono a Herman Ferguson del New African Liberation Front, que presentó a Geronimo.

Geronimo y su esposa, Ashaki, salieron al podio juntos con los puños alzados. La multitud saltó de los asientos, tiró el puño al aire, aplaudió locamente y coreó "íGeronimo, Geronimo, Geronimo!". Otros reían o lloraban. Para muchos fue el momento por el cual habían luchado muchos años. Estaban presentes activistas veteranos que militaron con Geronimo en el Partido Pantera Negra, así como chavos del proyecto "Verano de Libertad 97" de íRehusar & Resistir!, que ni habían nacido cuando Geronimo cayó preso injustamente.

Lo primero que dijo Geronimo dejó en claro que jamás había abandonado la lucha por la revolución o la idea de "servir al pueblo" de los Panteras: "íPoder al pueblo, poder al pueblo! Les quiero a todos ustedes". Luego habló de lo importante que es redoblar la lucha para liberar al pueblo negro:

"Primero que todo, quiero que sepan, y los que me conocen saben, que yo soy del Ministerio de Defensa y ahí no teníamos voceros, de eso se encargaba el Ministerio de Información. Así que no soy un orador, pero las circunstancias me han obligado a comunicarles mensajes sobre lo que está pasando en las cárceles. Una de las primeras cosas que me incumbe comunicarles es algo que quieren saber todos los compañeros y las compañeras presos, y es: ┐por qué no están en alerta roja? En vista de la gran cantidad de su hijos e hijas, padres, hermanos y hermanas que están metiendo en la cárcel, no hay una respuesta suficientemente fuerte, una resistencia a ese programa genocida. Por tanto, en nombre de todos los compañeros, los prisioneros de guerra y presos políticos, declaro una alerta roja".

Geronimo estaba en la costa del este para grabar un programa de la cadena BET (TV de programas negros) e hizo escala en Filadelfia para dar impulso al movimiento por la libertad de Mumia Abu-Jamal. Habló con cariño y respeto del "hermano menor", como los Panteras llamaban a Mumia por ser tan joven cuando se involucró a la lucha. Dijo:

"La frase que tengo en los labios es Mumia, porque para mí no es solo un nombre, siempre fue mi hermano menor. Recuerdo cuando lo llevamos a la oficina nacional en Oakland, allá por los años 60. Yo me encargué de acompañarlo. Recuerdo que nos asombró a todos, era como un niño prodigio. Todos nos sentíamos orgullosos de él; tenía como 13 ó 14 años. Recuerdo cuánto le encantaba al Ministro de Cultura, Emory Douglas, trabajar con Mumia en el periódico y otras tareas. Mumia se destacó como combatiente revolucionario del pueblo.

"Años después me enteré de su caso. No lo pude creer, porque lo conocía, es un compañero muy cariñoso y de una familia fuerte, un soldado. Así que investigamos, y como ya suponíamos, encontramos que no cometió ese asesinato. Porque miren, nosotros sabemos que la verdad se conocerá; como en mi caso, por años se ha sabido que no cometí el asesinato por el cual he estado preso todos estos años.... íConocemos la verdad, como en mi caso, se conoció la verdad de que hubo un complot contra mí, y de igual manera se conocerá la verdad sobre el complot contra nuestro querido y gran hermano Mumia Abu-Jamal! Estoy comprometido a luchar por su libertad, para que él les hable, porque ese es su talento, no el mío. Tenemos que conseguir la libertad de compañeros capaces de articular las ideas mejor que yo, y para que yo regrese a mi trabajo en el Ministerio de Defensa".

A lo largo de su discurso, Geronimo habló de lo importante que es liberar a los presos políticos, de las condiciones en que viven y de lo urgente que es sacarlos de esas mazmorras. También mencionó a los que están en el exilio, como Assata Shakur, que luchó por la liberación del pueblo negro en los años 60. Luego dijo: "Como dije, lo principal ahora es sacar de la prisión a Mumia y hacer que se conozca la verdad. Así que le pido a todos que apoyen a la gente de MOVE y a todos los que luchan por Mumia. Saquémoslo de ahí.

"Yo estuve 18 meses en el pabellón de los condenados a muerte; no es nada agradable. Me pusieron en el pabellón de los condenados a muerte. Pasé los primeros ocho años en un calabozo, y cada vez que abrían la puerta peleábamos. Me tuvieron en San Quintín, A.C., donde mataron a George Jackson, una de las cámaras de tortura más crueles de este país. Así que me metieron en el pabellón de los condenados a muerte el 14 de marzo de 1974, con el cuento de que estaba involucrado en el secuestro de Patricia Hearst por el SLA [Ejército de Liberación Simbionés -- OR].

"Bueno, en ese entonces los presos no teníamos televisión ni radio, y menos en el calabozo, ahí ni podíamos tener un periódico, nada. Yo ni sabía quién era Patricia Hearst. Así que ahí me metieron; luego trataron de matarme, primero con perdigones de escopeta y después con una bala de caucho. Una bala normal me pasó rozando la cabeza. Cuando ese atentado fracasó, me metieron en el sexto piso, pabellón norte, el pabellón de los condenados a muerte. Así que ahí pasé 18 meses.

"No fue nada agradable, no es un picnic, es muy duro ahí, causa mucho stress y es constante. Es difícil describirlo. Mumia no se merece eso, no se lo merece ni un día más. Tenemos que conseguir su libertad".

Cuando hablaba de los ataques y la persecución del gobierno contra la organización MOVE, alguien gritó: "íLibertad para los 9 de MOVE!" Luego Geronimo dijo: "Quiero mencionar a la organización MOVE, a los 9 de MOVE y a todos los queridos hermanos y hermanas. Todavía sangran los corazones desde aquel día que soltaron esa bomba que mató a compañeros, compañeras y niños. Eso me hizo recordar el 8 de diciembre de 1969, en la esquina de la calle 41 con Central, Los Angeles, California. Porque ese día nos atacaron...y nos soltaron una bomba en el techo. Pero como estaba protegido con sacos de arena, la explosión solo dejó un hueco de este tamaño. Así que tuvimos suerte de que no nos pasara lo mismo que a MOVE. Además, por ese hueco disparamos y derribamos al helicóptero que soltó la bomba. Pero conozco la ferocidad del enemigo, y nadie debe olvidar que seguimos en guerra, porque jamás, ni por un momento ha parado la guerra".

Geronimo habló de sí mismo: de cómo se crió en una zona rural de Louisiana, de los primeros zapatos que se compró vendiendo bagre, de la oposición que movilizó su familia contra linchamientos y del consejo que le dio su familia a él y a otros de incorporarse al ejército: "para aprender a defenderse y proteger a la comunidad ante el terror del KKK, y eso es lo que hicimos". Habló de la gran fe que tiene en la capacidad del pueblo de elevarse por encima de la lucha cotidiana para sobrevivir y demás trampas que tiende el sistema, de que los Panteras se acercaron a los pandilleros y "consiguieron que cambiaran su mentalidad pandillera por una mentalidad revolucionaria". Dijo que en todos los años de prisión "nunca me irrespetó un Crip o un Blood" y que lo que necesita la juventud es dirección, no desdén ni cinismo. Dijo que quien tiene la culpa del problema de la droga, las armas y la "violencia entre negros" es el sistema.

Dijo que otros presos políticos le encomendaron conseguir que la Junta Negra del Congreso organice audiencias para desenmascarar el hecho de que en los años 60 el FBI, por medio de su programa COINTELPRO, intentó destruir al Partido Pantera Negra y que mató o encarceló a docenas de militantes de esa y otras organizaciones.

También apoyó un plebiscito para que los negros voten a favor o en contra de formar una nación aparte: "Yo soy africano. Tenemos que liberar a la nación africana, donde sea que nos encontremos.... Tenemos que superar el temor a la libertad que no se le quita al negro desde la tal Proclama de Emancipación, cuando el negro dijo: `Pues, amo, me has liberado. ┐Ahora qué hago? No sé qué hacer'. Y por eso el negro volvió al lado del amo, a trabajar de aparcero. Los sociólogos tienen palabras para describir eso, pero en pocas palabras se llama el temor a la libertad; y es algo muy real, lo conocemos. Porque miren, muchos temen que somos inútiles sin Estados Unidos, y eso es una lástima. Miren a todas esas bellas compañeras y compañeros y líderes que tienen, tengan confianza en eso, hay que tener confianza en uno mismo para aportar a la dignidad y a la voluntad nacional".

Al concluir, Geronimo dijo: "Solo quiero decir, asaka ashana, muchas gracias, merci beaucoup, y todo eso. Desde el fondo del corazón les digo que los quiero a todos, seguiremos luchando. íLiberar la tierra!"

Los aplausos y el afecto de la multitud duraron mucho tiempo. Se notó que la gente sentía su fuerza, que sabía que su lucha lo sacó de la mazmorra en que lo metió el sistema y que es posible ganar grandes victorias. La presencia de Geronimo robusteció la resolución de ganar la batalla para conseguir la libertad de Mumia y de otros presos políticos.

Luego, Ramona Africa, quien también fue presa política y sobrevivió el bombardeo de la casa de MOVE, le entregó a Geronimo unos obsequios de los 9 de MOVE. Otros también le entregaron obsequios. Mike Africa cantó su rap "Just Because It's Legal Don't Make It Right" (Solo porque no es contra la ley no quiere decir que es justo), y el grupo Daughters of the Diaspora (Hijas de la diáspora) representó una pieza en homenaje a él. Se recaudaron más de $700 para Geronimo.

La velada fue una poderosa declaración de la fuerza y dignidad de Geronimo ji Jaga Pratt, quien después de 27 años de injusta prisión ahora está entre el pueblo, comprometido como siempre a luchar por la liberación del pueblo negro. Su presencia tuvo un fuerte impacto en North Filadelfia, una de las plazafuertes del Partido Pantera Negra en los años 60, que tenía una oficina a pocas cuadras de la iglesia Advocate, en donde se realizó un evento conmemorativo al líder del PPN Fred Hampton asesinado por el gobierno, y donde el reverendo Paul Washington, quien les abrió las puertas en los años 60, sigue de pastor.

Un compañero que escuchó el discurso de Geronimo y que fue activista en los años 60 recordó que la policía desnudaba a los Panteras en la calle para registrarlos. Ahora dice que con esta victoria del pueblo "puedo caminar con la frente en alto". *****

Nueva York, 11 de julio, 1997. Al día siguiente del discurso en Filadelfia, Geronimo ji Jaga habló en Nueva York en un programa organizado por el New African Liberation Front. Unas 1000 personas lo escucharon en la prepa Boys and Girls de Bedford-Stuyvesant, Brooklyn.

Al entrar Geronimo a la sala, acompañado del ritmo de tambores, todos se pusieron de pie, lanzaron los puños al aire, vitorearon y aplaudieron. El programa empezó con una bendicción africana y mensajes de diversas organizaciones afroamericanas; también habló un representante de Pro Libertad, una organización que defiende a los presos políticos puertorriqueños. Uno tras otro, todos los que hablaron abrazaron a Geronimo. La mayoría eran negros, con representantes de diversas organizaciones y tendencias políticas. Se recaudaron $3000 para Geronimo.

Un momento muy emocionante ocurrió cuando Yuri Kochiyama subió al podio. Yuri es una activista asiático-americana que lleva muchos años en la lucha contra la opresión de los negros y que estaba con Malcolm X el día de su asesinato. Refiriéndose a Geronimo, dijo que "su espíritu y fuerza ha inspirado a todos", y le rindió homenaje por "su capacidad de resistir a todas las adversidades objetivas" y por mantenerse "fuerte y brioso, afectuoso y cariñoso, con dignidad y humildad". Y concluyó diciendo: "Tu valentía, tu tenacidad, tu integridad, tu fe y el cariño que sientes por el pueblo te caracterizan como líder...".

Cuando se presentó a Geronimo, estalló el coro "íLuchador por la libertad!" que duró varios minutos. Geronimo pidió a su esposa Ashaki que subiera al podio y agradeció a todos por el apoyo que le han dado. En su discurso mencionó la lucha por la libertad de todos los presos políticos, sin importar su afiliación partidaria. Pidió que se apoye la Marcha Jericho en Washington en la primavera por la libertad de todos los presos políticos.

Dijo que muchos de los presos políticos esperaban y anticipaban caer presos cuando se involucraron a la lucha, y que "estábamos y estamos dispuestos a dar la vida por nuestra gente". También habló sobre el programa COINTELPRO del gobierno y de cómo dividió al pueblo, y pidió dejar a un lado las diferencias y forjar unidad para la lucha común. Al concluir, agradeció a todos por la hermosa recepción y dijo: "íLos quiero a todos y no voy a parar!"

*En una entrevista que le hizo hace poco el canal de TV, BET, Geronimo dijo que quiere que se le llame Geronimo ji Jaga.


This article is posted in English and Spanish on Revolutionary Worker Online
http://rwor.org
Write: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Phone: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497
(The RW Online does not currently communicate via email.)