México: La cuestión de la tierra

De Un Mundo Que Ganar

Obrero Revolucionario #916, 20 de julio, 1997

Este análisis sobre la importancia del problema del campesinado y de la tierra en México es del artículo de Meche Sierra Rojas "El levantamiento campesino en Chiapas", que salió en el No. 20 (1995/20) de la revista internacionalista Un Mundo Que Ganar.

Hace mucho que gran parte de la autodenominada "izquierda" en nuestro país argumenta que, por el desarrollo capitalista, ya no tiene mucha importancia la lucha por la tierra ni los campesinos como fuerza revolucionaria, y que ya no existe, o nunca existió, la semifeudalidad. Es cierto que ha habido un importante desarrollo del capitalismo burocrático, es decir, el capitalismo subordinado al imperialismo. Ello ha creado, sobre todo en el norte del país, una agricultura moderna que en sus relaciones internas parece predominantemente capitalista. Sin embargo, la base para este sector es la economía campesina, todavía subyugada bajo formas semifeudales, que le suministra mano de obra sobreexplotada y que también es explotada y oprimida por terratenientes y caciques bajo formas más abiertamente semifeudales.

Por eso, según analizó Isidro Serrano en su folleto Revolución agraria y semifeudalidad en 1991 [del cual aparecen pasajes importantes en el mismo número de UMQGOR], "Tomado en su conjunto, el sistema de explotación en el campo es predominantemente semifeudal". Es más, de los "campesinos han surgido legiones feroces y ardientes que arrastraron a la gran fogata revolucionaria al país entero, mientras la sociedad oficial tambaleaba entre el asombro y el pavor. Nos dicen que esa ya es cosa del pasado; ya México es un país agrícola; ya se distribuyó gran parte de la tierra; ya todo es capitalista (o de `economía mixta'); ya los campesinos no son sino un sector más que puede suministrarle o bien de acarreados al PRI [gobernante] o bien de votos a la oposición.

"Los que piensan así se equivocan. Son innumerables los indicios de que el país se acerca de nuevo a un punto nodal. Los de abajo saldrán otra vez de las sombras y entre sus filas de nuevo se escuchará el amargo grito del campo. Si los revolucionarios saben actuar acertadamente, ese grito será el heraldo de una nueva tormenta revolucionaria y los campesinos, estrechamente unidos con sus hermanos proletarios de la ciudad, hallarán por fin su propia voz en la melodía de la guerra popular".

La rebelión armada en Chiapas viene a confirmar con creces estas conclusiones, así como resaltar el potencial revolucionario de la lucha por la tierra. El desarrollo del capitalismo burocrático no ha aminorado la importancia de la lucha por la tierra: al contrario la sigue agudizando al quitarles las mejores tierras a los campesinos y acelerar su empobrecimiento y ruina. Cabe destacar aquí el mayor acierto de la ley agraria del EZLN: "Las grandes empresas agrícolas serán expropiadas...". Aquí se consta cómo el desarrollo del capitalismo burocrático en el agro no solamente no ha eliminado la lucha revolucionaria por la tierra sino que viene creando una base material más firme para la conciencia de los campesinos de la necesidad de luchar, no solo contra los caciques y terratenientes, sino también contra la gran burguesía y el imperialismo. Aunque el programa del EZLN no llega a plantear la confiscación de la propiedad de los imperialistas, grandes capitalistas y terratenientes, necesaria para la Revolución de Nueva Democracia, su demanda contra las grandes empresas agrícolas es fruto de la experiencia repetida de los campesinos de que aún cuando algunos llegan a retomar parte de la tierra, de poco les sirve sin los medios para hacerla producir, medios que se concentran cada vez más en las manos de los grandes capitalistas y terratenientes.


This article is posted in English and Spanish on Revolutionary Worker Online
http://rwor.org
Write: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Phone: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497
(The RW Online does not currently communicate via email.)

??