Atacan al Dr. Bruce Steir por defender
el derecho a escoger

Obrero Revolucionario #965, 12 de julio, 1998

Al Dr. Bruce Steir de San Francisco lo acusan de homicidio por la muerte de una paciente que sufrió complicaciones a raíz de un aborto. Ha tenido una audiencia preliminar y su juicio será pronto. Este caso es de suma importancia para todos los que luchamos por el derecho al aborto. Según el Consejo Médico de California y la fiscalía, se trata de un asunto "criminal". En realidad, es una batalla sobre el aborto: ¿Los proveedores de aborto podrán seguir con su labor tan necesaria? ¿Las mujeres podrán hacerse abortos tardíos? La batalla en defensa del Dr. Bruce Steir es una lucha por el derecho a escoger, una lucha que el pueblo tiene que ganar.

El 10 de marzo hubo una reunión pública en Oakland, California, con motivo del quinto aniversario del asesinato del proveedor de aborto Dr. David Gunn y para celebrar el Día Nacional de Aprecio a los Proveedores de Aborto. El Dr. Bruce Steir se dirigió a los presentes: "Vamos a tener que luchar muy duro. Lo que está bajo ataque es el acceso al aborto. Hoy nos amenazan con quitarnos la licencia a los médicos. La mayoría de los proveedores, especialmente los que practican abortos de segundo o tercer trimestre, han perdido temporal o definitivamente su licencia médica. Seguiré luchando contra esta acusación no solo porque no quiero ir a parar a la cárcel... sino también porque si perdemos, las repercusiones serían negativas".

El 13 de diciembre de 1996, el Dr. Steir viajó al condado de Riverside en el sur de California para prestar servicios de aborto en una clínica particular. Le hizo un aborto a Sharon Hampton, de 27 años, quien estaba en el segundo trimestre de embarazo (20 semanas). Utilizó el método llamado d&e, dilatación y evacuación, en el que se dilata, o se abre, el cuello del útero y se saca el feto. Dicho método reemplazó el aborto por inyección de solución salina, en el que la paciente tiene dolores de parto y "da a luz" el feto muerto, o sea, la mujer sufría durante mucho tiempo, hasta 18 horas. (Esto era especialmente difícil para mujeres que tenían que viajar muchas horas y después estar días internadas.) Carol Downer, miembro del Comité en Defensa de Bruce Steir y fundadora de los Centros de Salud Feministas, le dijo al OR: "Los médicos que inventaron el d&e comprendían la situación de la mujer; desde nuestra perspectiva, es mucho más humano, más seguro y todo".

Toda cirugía encierra la posibilidad de complicaciones; con el d&e, existe el peligro de perforar el útero. Sharon Hampton tuvo dicha complicación, pero no lo detectaron. Cuando la dieron de alta, su pulso y presión estaban bien; el Dr. Steir palpó el abdomen y todo estaba normal. La paciente tenía sueño, pero se suponía que fuera por la anestesia local. Sin embargo, unas horas después murió en el hospital Barstow cerca de su casa. El juez de primera instancia e instrucción dijo que murió porque tenía el útero perforado y la sangre se filtró al abdomen: "No veo nada de negligencia en este caso".

Bruce Steir le dijo al OR: "Cuando la paciente murió, me dio mucho pesar. Fue apenas la segunda paciente que pierdo, la primera murió por una ruptura del tubo (un embarazo ectópico). Me dio mucha tristeza porque era una mujer joven, una madre. Falleció en diciembre de 1996 y sabía que me iban a demandar por negligencia profesional. Eso pasó en marzo. Pero en octubre de 1997 el Consejo Médico de California (MBC, siglas en inglés), que había hecho toda una investigación secreta, hablando con testigos a puerta cerrada (ni estaba enterado yo), fue y le dijo al fiscal: `Mire lo que tenemos contra Steir. Lo puede acusar de homicidio'. Es decir, el MBC lo inició y la fiscalía respondió: 'Bueno, vamos a arrestarlo'".

"Tocaron el timbre de mi casa seis detectives, repito seis: dos del condado de San Francisco, dos de Riverside y dos del MBC. Me pusieron esposas y me llevaron. Pasé tres días en la cárcel en uno de esos uniformes anaranjados. Me llevaron de San Francisco a Sacramento y de allí al condado de Riverside en autobús, un viaje de 12 horas. Paramos en distintas prisiones. Tenía esposas y también grilletes. O sea, encadenaron a un médico de 66 años porque perdió una paciente debido a una complicación grave. Y les parecía muy divertido". El Dr. Steir salió bajo fianza de $250.000.

Acusaciones falsas

Es la primera vez que acusan a un médico de homicidio a raíz de una investigación del MBC. Dado el furor del movimiento contra el aborto/odiamujeres, no es sorprendente dicha acusación por complicaciones de un aborto y que eso haya sucedido en el condado de Riverside, que tiene fama por sus jurados de fundamentalistas cristianos.

Cuando se trata del aborto, el MBC no es nada imparcial. Dijo Carol Downer: "Sé muy bien que hay varias gentes contra el aborto en el consejo, gente antifeminista". Los hechos lo demuestran. Por ejemplo, el MBC lleva mucho tiempo colaborando con el movimiento contra el aborto de California. Los abogados del Dr. Leo F. Kenneally, un proveedor de aborto de Los Angeles, encontraron mucha correspondencia del MBC (una instancia del gobierno estatal para la protección del consumidor) y gente de dicho movimiento. El Dr. Kenneally ganó la batalla para quitarle la licencia médica.

Los abogados del Dr. Kenneally documentaron que el MBC tiene una actitud diferente acerca de quejas recibidas contra médicos que practican el aborto. Es mucho más duro con esas quejas e investiga durante más tiempo. Asimismo, comprobaron que los empleados del MBC trabajan de la mano con el movimiento contra el aborto. Una carta del director del MBC a un senador antiaborto decía: "Me es grato informarle que este consejo lleva mucho tiempo colaborando con la querellante Jeanette Driesbach [una activista antiaborto del sur de California]. Nuestro personal la consulta muy a menudo". En una de muchas cartas dirigidas a Jeanette Driesbach, un funcionario dijo: "Lamento que no podamos ordenar el `cierre' de la Clínica Médica Her", un blanco del movimiento antiaborto.

Asimismo, se ha demostrado que el MBC no se rige por su propio reglamento cuando entabla acusaciones contra proveedores de aborto. Se supone que dos médicos deben revisar todo antes de entablar una acusación, pero en el caso del Dr. Joseph Durante, dueño de la clínica donde el Dr. Bruce Steir trabajaba, se rechazó el testimonio de dos obstetras-ginecólogos y lo pusieron en período de prueba cinco años.

Carol Downer señaló que la mayoría de los proveedores de aborto atacados por el MBC practican abortos tardíos y tienen consultorios o clínicas particulares. Añadió que actualmente casi todos los proveedores de aborto tardío en el estado de California están en período de prueba.

Toda intervención médica tiene el riesgo de complicaciones. El MBC utiliza ese hecho para atacar a los proveedores de aborto. Es decir, si un médico ejerce la profesión durante muchos años, es inevitable que cierto porcentaje de sus pacientes tengan complicaciones. Pero el MBC exige que todo sea perfecto en el caso de los médicos que practican el aborto, y si no encuentra negligencia la inventa. Así pasó en el caso del Dr. Bruce Steir. El MBC redactó una serie de "informes" que enseñó a médicos de los condados de Riverside y San Bernardino. Dos médicos que leyeron dichos informes dieron testimonio contra el Dr. Steir en la audiencia preliminar. Sin embargo, los "informes" tenían información falsa e incompleta, y los médicos no revisaron los expedientes médicos y policiales, ni examinaron el cadáver.

Carol Downer habló de sus impresiones de la audiencia: "He luchado por el derecho a escoger durante 25 años y no apoyo los malos servicios médicos. Asistí a la audiencia preliminar, escuché todo el testimonio, leí todo minuciosamente.... Por lo menos una docena de médicos destacados han revisado el caso. Cuando digo destacados, no lo digo en el sentido elitista; son médicos que han practicado esa clase de aborto durante años, tienen mucha experiencia, han publicado artículos y son muy sinceros, muy dedicados. En fin, no cabe duda de que analizaron todo críticamente; y dijeron: `Oigan, aquí no hay ningún problema'".

Uno de los testigos, el Dr. Frank Sheridan, director de medicina forense del condado de San Bernardino, cambió de opinión en el banquillo de los testigos. Le habían informado que al salir de la clínica la paciente tenía el pulso alto e irregular; que estaba pálida; que tenía dolor, escalofrío y distensión del abdomen. Resulta que el MBC inventó todo eso. El Dr. Sheridan admitió que si hubiera estado enterado de los hechos, jamás habría dicho que fue un "homicidio".

El otro testigo, el Dr. Eugene Albright, dio testimonio contra el Dr. Steir. El Dr. Albright ha practicado abortos, pero solo hasta la semana 16 del embarazo. No conoce el método ni los instrumentos para abortos tardíos. El Dr. Albright se enfocó en una frase de la ayudante de ultrasonido que estaba presente durante la cirugía. Dijo haber oído al Dr. Steir decir: "Creo que toqué el intestino". Ella admitió que no recordaba bien y cambió sus declaraciones constantemente durante la audiencia.

Con tan poquita evidencia el Dr. Albright dijo que en su "opinión experta" el Dr. Steir perforó el útero, agarró un pedazo del intestino de unos 20 centímetros, lo jaló al útero y después lo volvió a meter al abdomen por un hueco de un centímetro y medio de ancho. Tal maniobra hubiera causado: 1) mucho daño al intestino (no se encontró ningún daño en la autopsia); 2) una perforación mucho mayor del útero; y un dolor insoportable a la paciente, que solo tenía anestesia local.

El Dr. William F. Harrison de Fayetteville, Arkansas, uno de los expertos que examinó las actas de la audiencia preliminar, le dirigió una carta al Dr. Albright: "En lo personal, jamás he visto una falta de integridad intelectual tan completa como la suya en sus declaraciones". Añadió que no le parecía posible que la paciente se desangrara dado la pequeña cantidad de sangre que perdió; opinó que la autopsia pasó por alto otras causas.

Carol Downer dijo que después de observar la audiencia durante tres días, le cayó el veinte: "¡Dios mío! ¡Todo esto es totalmente falso! ¡Es una trampa!"

El derecho a escoger

Un folleto del Comité en Defensa de Bruce Steir señala: "Menos de 1% de las mujeres abortan a las 20 semanas de embarazo. Por lo general, son las más pobres, más jóvenes y con menos estudios. Han sufrido violencia doméstica y sus circunstancias son difíciles o trágicas. Posiblemente sospechan que el feto está mal. En otros casos, no les diagnosticaron el embarazo a tiempo. Muchos hospitales y clínicas de Planificación Familiar no ofrecen aborto tras 16 semanas de embarazo. Les toca a los médicos particulares y las clínicas feministas prestar ese servicio tan necesario. Dichos médicos están bajo ataque. Si logran hacerlos dejar la práctica de la medicina, como en el caso del Dr. Steir, o peor aún, si los acusan de un crimen cuando ocurren complicaciones, será imposible que las mujeres de California se hagan abortos tardíos".

Cuando el MBC amenazó con quitarle la licencia al Dr. Steir, él no tenía los fondos para una batalla larga y decidió dejar la medicina. El gobierno le ha quitado al pueblo los servicios de un heroico proveedor de aborto. El doctor ha recibido un gran apoyo de resueltos defensores del derecho al aborto. Carol Downer le dijo al OR: "La Federación Nacional del Aborto decidió apoyarlo. Va a redactar una carta al Consejo Médico de California. Hablé en una reunión plenaria de la organización. Han distribuido nuestros materiales a todos sus miembros. La mayoría del apoyo económico que ha recibido el doctor proviene de ahí. La Asociación Médica de California ha declarado que no se le debe acusar de homicidio. ¡Rehusar & Resistir! asistió a la audiencia preliminar y ha distribuido volantes y otros materiales a los miembros de la Federación Nacional del Aborto. Varias ramas de NOW están apoyando al Dr. Steir". Doren Weinberg, un abogado progresista de larga trayectoria, defiende al Dr. Steir.

Carol Downer mencionó que alguna gente no ve la importancia de la lucha en defensa del aborto tardío: "Es una pequeña cantidad, tal vez uno de cada cien. Pero, en primer lugar, la estigmatización [del aborto] está surtiendo efecto. Por otra parte, se trata de situaciones muy difíciles, de mujeres que irán a un charlatán, de mujeres que van a abandonar a su bebé porque son madres muy jóvenes que no saben qué hacer o simplemente no tienen otra alternativa. Se trata de mujeres que están en situaciones sumamente difíciles". Dijo que sería muy erróneo ceder terreno en los abortos tardíos con la esperanza de proteger el derecho al aborto en general: "Quieren que las mujeres no tengamos control de nuestra reproducción: que no tengamos ningún tipo de control de la natalidad ni seamos libres para decidir cómo vivir ni nuestra orientación sexual".

En el Día Nacional de Aprecio a los Proveedores de Aborto la cineasta Dorothy Fadiman galardonó al Dr. Steir en una reunión pública en Oakland, California. Dijo: "El Dr. Steir es parte de un círculo sagrado que arriesga la vida por nosotras". El certificado que recibió decía: "En reconocimiento de tu heroísmo en la vanguardia de la batalla para proteger el derecho de escoger. Gracias por tu perseverancia, valentía y compromiso a la mujer. En el actual clima de crueles ataques al derecho al aborto, nosotros velaremos por ti. Es un honor estar a tu lado, en solidaridad y resistencia. Felicitaciones a un auténtico héroe".

*****

Es preciso que el Dr. Bruce Steir vuelva a ejercer la profesión. El Comité en Defensa de Bruce Steir exhorta a:

Escribir a: Medical Board of California, Attn: Executive Director, 1420 Howe Avenue, Sacramento, CA 95825. Enviar cheques (contrbución exenta de impuestos) a: Dr. Steir Constitutional Defense Fund c/o Chico Feminist Women's Health Ctr., 1469 Humboldt Road, Suite 200, Chico, CA 95928. Se urge recaudar fondos. Pónganse en contacto con el Comité en Defensa de Bruce Steir para solicitar conferencistas, videos y películas para reuniones públicas: 530-891-1991 o e-mail SteirFund@aol.com. El Comité tiene mucha información sobre el caso, por ejemplo, las actas (con índice) de la audiencia preliminar.

El Comité llama a asistir al tribunal el 10 de julio a las 8:30 a.m. Se presentará una petición de anular las acusaciones en Dept. 61, 4100 Main St., Riverside County Courthouse, Riverside, CA. Contactar a Megan Seely: 916-763-1838 (beeper) o 916-891-1911, para participar en una rueda de prensa.


This article is posted in English and Spanish on Revolutionary Worker Online
http://rwor.org
Write: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Phone: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497
(The RW Online does not currently communicate via email.)