Mumia: Comprobado -- Puras mentiras

Refutan la "confesión"

Obrero Revolucionario #1018, 15 de agosto, 1999

El 3 de agosto, el mayor periódico negro de Filadelfia, el Philadelphia Tribune, publicó una primicia titulada: "Carta contradice `confesión': Philip Bloch escribió que Abu-Jamal recibiría justicia". Antes, en un artículo del número de agosto de la revista Vanity Fair y en el programa 20/20 de la cadena ABC, Bloch afirmó que durante una visita a Mumia en 1992 en el penal Huntingdon Mumia le confesó haber matado al agente Daniel Faulkner. En Filadelfia especialmente, la prensa clamó que esa nueva "evidencia" confirmaba que Mumia es culpable y que hay que ejecutarlo.

Pero ahora el Tribune ha publicado el texto de una carta que Philip Bloch le escribió a Mumia después de la supuesta confesión de 1992, en la que Bloch "expresa confianza de que Abu-Jamal será absuelto si se le concede un nuevo juicio", como dice el autor del artículo del Tribune, Milton McGriff.

A las 9 de la mañana del 3 de agosto, se convocó una conferencia de prensa en el pequeño estudio de la emisora WHAT-AM de Filadelfia para dar la primicia. Participaron: Milton McGriff, del Philadelphia Tribune; Linn Washington, periodista y profesor; Leonard Weinglass, abogado de Mumia; C. Clark Kissinger, de íRehusar & Resistir! y corresponsal del Obrero Revolucionario; Pam Africa, de Familiares y Amigos Internacionales de Mumia Abu-Jamal; y dos partidarios de Mumia, Kary Koon y John Black. La conferencia de prensa se transmitió en vivo en el programa de Bill Anderson. El mes pasado, Mumia llamó a ese programa para refutar las afirmaciones de Bloch. La conferencia también fue transmitida en vivo por el programa nacional Democracy NOW de la red noticiosa Pacifica, WLIB de Nueva York y WCXJ de Pittsburgh. Además, se tocaron dos grabaciones de Mumia: su primera respuesta a las afirmaciones de Bloch y su nuevo comentario "Anatomía de una mentira" que publicamos en este número.

Desde el principio, supuestas "confesiones" jugaron un papel muy importante en el ataque contra Mumia Abu-Jamal y, ahora, con la de Bloch, decían que tenían una nueva "confesión". Pero, al igual que las anteriores, esta también resultó ser una mentira total, y Mumia y sus partidarios tienen evidencia indisputable, de puño y letra de la misma persona que supuestamente escuchó la tal "confesión".

La carta de Bloch que refuta a Bloch

En un momento dramático de la conferencia de prensa, Clark Kissinger mostró la carta de Bloch. Kissinger escribió una refutación al artículo de la revista Vanity Fair y a su autor, Buzz Bissinger. Entre otras cosas, Kissinger desenmascaró que Bissinger fue publicista del alcalde de Filadelfia, Ed Rendell, quien ahora aspira a un puesto más alto pero tiene el problema de que fue fiscal de distrito cuando juzgaron y condenaron injustamente a Mumia; cuando la policía atacó la casa de MOVE en 1978 y le dio una paliza televisada a Delbert Africa; cuando la policía bombardeó la casa de MOVE en 1985, y mató a 11 personas y quemó a todo un barrio negro. Así que Rendell y otros de la estructura de poder de Filadelfia, y tipos como Bissinger, tienen motivos creados para tapar la verdad sobre Mumia y MOVE.

Unos días después de haber escrito la respuesta a Vanity Fair, Kissinger una carta de Mumia: "Al abrir el sobre encontré una carta del Sr. Philip Bloch dirigida a Mumia. Aquí pueden ver la fecha y el matasellos con fecha del 17 de julio de 1993". La importancia de la fecha, explicó Kissinger, es que fue escrita meses después de la fecha en que supuestamente Mumia se le "confesó".

Kissinger describió la carta de Bloch:

"Empieza hablando mucho de sí mismo; de que se graduó summa cum laude, que era el estudiante más inteligente con una moral superior. Casi al fin de la carta menciona haber visto una película sobre el ataque del FBI contra un grupo de amerindios en Dakota del Sur y de que varios de los militantes juzgados fueron absueltos por el jurado. Dice también que eso lo alegró y concluye: `O sea que es posible que un jurado dicte justicia, no todo el tiempo pero a veces. Así que cuando tengas un nuevo juicio, creo que hay una buena posibilidad de que te absuelvan".

"Esta carta de 1993 deja muy en claro que el Sr. Bloch no estaba bajo la impresión de que Mumia Abu-Jamal había cometido el crimen que se le imputa. La carta habla mucho sobre la posibilidad de que los jurados dicten justicia, tanto en el contexto de justicia para los amerindios como en el contexto de la justicia en general, y dice que espera que en un futuro juicio Mumia sea absuelto. Pienso que las propias palabras del Sr. Bloch refutan contundentemente la mentira de que Mumia le confesó".

Las "confesiones"

Leonard Weinglass explicó que desde el principio las supuestas "confesiones" de Mumia han sido una "dinámica constante" de la fiscalía. Señaló que la fiscalía hace esas declaraciones "porque sabe que no tiene argumentos sólidos".

Weinglass explicó la historia de las supuestas "confesiones":

"Primero dijeron que Mumia confesó en el hospital [la noche que lo balearon y que murió el agente Faulkner]. Como testigo presentaron al agente Bell, el compañero de Faulkner. Pero en esa ocasión, un documento escrito por el agente Wakshul, quien vigiló a Mumia en el hospital, refutó el cuento de Bell; su informe indicaba que `el hombre negro no hizo ningún comentario'.

"Luego dijeron que una guardia de seguridad del hospital, una Sra. Durham, también oyó la confesión y que lo escribió. Ahora sí tenían algo por escrito. Pero desafortunadamente no se lo informó a la policía sino hasta 60 días después. No se lo dijo al juez Sabo cuando dio testimonio bajo juramento en una audiencia preliminar cinco meses después. Solo dijo que lo había escrito cuando dio testimonio frente al jurado. La fiscalía no lo pudo presentar como prueba y hasta la fecha no lo ha podido hacer. Ese documento jamás existió. A esa luz debemos ver el testimonio de la Sra. Priscilla Durham.

"Ahora, 17 años después, salen con este Sr. Philip Bloch, quien nos dice que Mumia le confesó. Yo le hice unas preguntas al Sr. Bloch en un programa en vivo y tengo una grabación. Ahí dice claramente que no tiene nada por escrito, que no lo apuntó. Aunque dice que le asombró oír una confesión en el pabellón de la muerte, no pensó en apuntarla....

"Afortunadamente, Mumia ha revisado sus archivos, ┐y qué creen que encontró? Una carta que le escribió el Sr. Bloch siete meses después de que supuestamente le confesó. En ella, el Sr. Bloch habla de justicia; de que Mumia puede esperar que, un día, se hará justicia; y de que si logra un nuevo juicio el jurado debe absolverlo. Todo eso, de puño y letra del Sr. Bloch, contradice lo que ahora sostiene que Mumia le dijo".

Weinglass añadió que Stuart Taylor, abogado y periodista de renombre, investigó las "confesiones" anteriores y escribió un artículo para la revista American Lawyer. Taylor entrevistó a los fiscales y a Weinglass, revisó las actas del juicio, la evidencia y concluyó que la "confesión" que la fiscalía presentó como evidencia en el juicio fue fabricada.

Clark Kissinger entregó oficialmente la carta de Bloch a los abogados de Mumia. Weinglass habló sobre las ramificaciones de las afirmaciones de Bloch. Señaló que el caso de Mumia está ahora a nivel federal, donde Mumia ha ganado todas sus demandas civiles, y que ojalá el juez federal que verá el caso no sea de la "red de los mismos viejos amigachos", o sea, de la Corte de Apelaciones Comunes de Pensilvania o de la Suprema Corte de Pensilvania. Señaló que las cortes federales han revocado el 40% de las condenas de muerte. Como resultado: "La fiscalía siente un poco de pánico y... necesita desesperadamente algo nuevo; algo para convencer a un juez federal de que Mumia no merece un nuevo juicio. Pienso que salieron con el cuento del Sr. Bloch porque están desesperados por convencer a un juez federal de que no haga lo que se debe hacer, lo que se debía haber hecho".

Graban las conversaciones<R>de los presos

La carta de Bloch es la prueba más contundente de la falsedad de la "confesión". Pero en la conferencia de prensa se explicó que el cuento de Bloch no tiene sentido por otra razón: Mumia sabe que graban las conversaciones de los presos. Leonard Weinglass dijo: "Desde el comienzo, Mumia ha sabido que graban sus conversaciones, especialmente con visitantes que no son abogados.... En Huntingdon abrieron mis cartas a Mumia, sacaron fotocopias y las enviaron al gobernador. En mis 25 años de abogado, fue la primera vez que experimenté algo así, y casi nunca pasa. Así es Huntingdon".

Linn Washington ha informado sobre el caso de Mumia a partir de 1981 y lo ha entrevistado en la cárcel. Dijo que tan pronto como oyó dónde ocurrió la supuesta conversación, se dio cuenta de que era un cuento:

"Ocurrió en una sala de visitas de alta seguridad. Es una sala muy pequeña, más o menos la tercera parte de este estudio, donde los presos están separados por ventanas de Plexiglas y malla metálica. En esas salas hay micrófonos escondidos. Todos los presos lo saben, así que ni Mumia ni los demás hablan libremente.

"En una ocasión le hice unas preguntas a Mumia específicamente sobre esa noche, la noche del incidente. Se echó a reír y miró hacia arriba. Me dijo: `No puedo responder por dos razones. Primero, mis abogados me han dicho que no hable sobre el tema. Y segundo... todo el mundo nos está escuchando'. Así que es inconcebible que este individuo, que es un hombre inteligente, que no es tonto, que está muy familiarizado con lo que pasa en las cárceles... fuera a esa sala y dijera algo sin pensarlo bien".

Karry Koon, miembro de la Sociedad Carcelaria de Pensilvania, visitó a Mumia con regularidad de 1989 a 1994. En la conferencia de prensa dijo:

"Mumia no quería decir nada sobre el caso y respeté sus deseos. No le hice preguntas al respecto. Pero me dijo que creía que grababan las conversaciones o que un guardia las escuchaba". Koon vivió en el mismo pueblito que Bloch de 1986 a 1995 y de él dijo: "Durante los años que lo conocí, nunca me dijo: `Creo que Mumia es culpable'. Siempre se comportó como si creyera en su inocencia". John Black comentó que los partidarios de Mumia se distanciaron de Bloch porque "siempre hablaba más de sí mismo que del caso".

Los partidarios de Mumia invitaron a Bloch a participar en la conferencia de prensa, pero no contestó las llamadas. Pero ha hablado con muchos periodistas y ha contestado de varias maneras preguntas sobre la carta. Dijo que no está seguro de que la escribió y dijo que los partidarios de Mumia la han "interpretado mal".

Mentiras y tergiversaciones<R>de los medios

Desde que salió el artículo de Bissinger en Vanity Fair, los medios han repetido el cuento de la "confesión" sin molestarse en investigar su veracidad. El artículo de Bissinger tiene un montón de falsedades. (El artículo de C. Clark Kissinger, "Un mito repetido", lo desmiente. Se encuentra en el OR No. 1016 y en el website de íRehusar & Resistir! en: www.calyx.com/~refuse)

Los partidarios de Mumia han tratado de ponerse en contacto con los medios que informaron sobre el cuento de Bloch. La red ABC les dijo que Sam Donaldson, el principal corresponsal del programa 20/20, estaba de vacaciones. Vanity Fair dijo que sus teléfonos no funcionaban. En la conferencia de prensa, Milton McGriff dijo:

"El señor Bloch no contestó nuestras llamadas, pero hablé con Harry Philips, el productor del informe de 20/20 sobre Mumia. Cosa increíble... no cree que la carta quiere decir que Bloch creía en la inocencia de Mumia. Tampoco piensa que indica que dijo una mentira.... El vínculo entre las palabras justicia y absolución brilló por su ausencia en mi conversación con el señor Philips".

Después de la conferencia de prensa, varios participantes fueron a un programa radial que ataca a Mumia. Bloch llamó a ese programa, pero tartamudeó y no podía recordar cuándo Mumia le hizo la supuesta "confesión". Después de colgar, el director del programa, Dom Giordano (que de ninguna manera es partidario de Mumia), le dijo a McGriff: "[Bloch] parece un poco distraído, un poco desconectado. ┐Por qué es tan importante en el caso de Mumia?" McGriff respondió: "Muy buena pregunta. Debe hacerle esa pregunta a Buzz Bissinger, porque él puso a Philip Bloch en las primeras planas, y no nosotros".

En la conferencia de prensa, Linn Washington dijo:

"Las nuevas pruebas subrayan lo ridícula que es la declaración que los medios aceptaron sin más ni más. Como profesora de periodismo, siempre les digo a mis estudiantes-y los libros de texto siempre dicen-que hay que investigar toda afirmación. No se debe aceptar una declaración sin cuestionarla. Pero aceptaron lo que dijo el señor Bloch así no más.... Así que continúa el criterio doble en el caso de Mumia; es algo que se puede documentar año tras año".

Pam Africa lanzó un desafío a los medios:

"Quiero hacerles una pregunta a los corresponsales aquí: durante toda una semana el Daily News y el Inquirer informaron sobre el cuento de Bloch como si fuera verdad. Ahora que oyeron el otro lado, ┐van a informar... sobre la carta de Bloch y el hecho de que Mumia dijo que no tuvo esa conversación?... Todo mundo está mirando, especialmente al Daily News, al Inquirer, a 20/20 y a los medios nacionales e internacionales. Sus informes no han sido imparciales. Mumia están en juicio pero también todo el sistema estadounidense. Solo pedimos un juicio imparcial para Mumia, que todo mundo pueda ver por el canal Court TV. ┐Por qué no le preguntan a Joseph McGill [el subfiscal del juicio de Mumia]: `┐Por qué insiste en negarle su derecho a un juicio imparcial a este hombre?'?... ┐Por qué no le han preguntado a esa gente sobre sus violaciones de la ley?"

Poderosas fuerzas trataron de asestarle un golpe a Mumia y al movimiento para parar su ejecución. Pero Mumia y sus partidarios les dieron un contragolpe que los dejó tambaleantes. Como dijo Leonard Weinglass: "Así que la `confesión' número dos o tres o cuatro queda desbaratada. De hecho, con cada `confesión' la posición de Mumia se fortalece más. Porque cada vez que probamos la falsedad de otra `confesión', se demuestra con más claridad la inocencia de Mumia".


Este artículo se puede encontrar en español e inglés en La Neta del Obrero Revolucionario en:
http://rwor.org
Cartas: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Teléfono: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497
(Por ahora el OR/RW Online no se comunica por correo electrónico.)