Ataque contra defensores de Mumia

Castigos vengativos contra Kissinger, Goldin

Obrero Revolucionario #1059, 18 de junio, 2000

El gobierno federal ha lanzado un serio ataque político contra Clark Kissinger, corresponsal del Obrero Revolucionario, y Frances Goldin, agente literaria de Mumia Abu-Jamal. A los dos los arrestaron el año pasado durante una acción de desobediencia civil frente a la Campana de la libertad en Filadelfia por una ofensa menor que una infracción de tránsito. Pero ahora el gobierno está investigando las finanzas de los dos activistas, les ha prohibido que viajen o que visiten a Mumia, los puso en libertad condicional por un año, y la policía política se está entrometiendo en su trabajo y su vida diaria. La siguiente carta abierta describe la situación.

La carta está recabando firmas. Para firmarla, envía una carta de permiso a Michael Tarif Warren, 580 Washington Avenue, Brooklyn, NY 11238, llama al 718-230-9790 o manda un fax al 718-230-5145. Se pueden enviar contribuciones monetarias para la apelación a Frances Goldin, 305 E. 11th Street, New York, NY 10003.

PROTESTAMOS

El propósito de esta carta es protestar contra las medidas del gobierno federal para paralizar el trabajo de firmes partidarios de Mumia Abu-Jamal. Un juez federal multó a Clark Kissinger (organizador de las conferencias de dirección nacional pro Mumia), Frances Goldin (agente literaria de Mumia) y varios activistas más, y les puso como sentencia un año de libertad condicional.

Durante ese año, se prohíbe que la señora Goldin y el señor Kissinger se asocien con condenados de delitos graves (es decir, con Mumia) y que salgan del distrito del tribunal (es decir, de Nueva York) sin permiso de un agente de libertad condicional. Además, deben tener un trabajo permanente (es decir, no pueden trabajar de tiempo completo de voluntarios en la defensa de Mumia), entregar el pasaporte, permitir que los agentes de libertad condicional entren a su casa y lugar de trabajo, dar una lista de todas las personas condenadas de delitos con quienes tienen contacto, y dar cada mes información detallada de su fuente de ingreso y sus gastos.

Les impusieron esas restricciones orwelianas a raíz de una protesta pacífica y acción de desobediencia civil en 1999 frente a la Campana de la libertad en Filadelfia. A 96 personas las citaron por "no obedecer una orden oficial", lo que ni siquiera se clasifica como delito menor y que normalmente se castiga con una pequeña multa. Pero a todos los que no se declararon culpables, no pagaron la multa y en vez dijeron que los llevaran a juicio, los sentenciaron a un año de libertad condicional.

Lo que es más, la esposa del señor Kissinger ha recibido una orden judicial de presentar todos sus documentos financieros de los últimos diez años y de dar testimonio ante un gran jurado federal. Con esta inquisición se ve el afán del gobierno por ejecutar a Mumia y callar al movimiento de defensa.

Hay dos principios que defender en este caso. El primero es el derecho a un juicio. Al señor Kissinger, la señora Goldin y los demás acusados los sentenciaron a un año de libertad condicional como castigo por pedir un juicio. El segundo es que el gobierno no tiene el derecho de restringir las actividades de los organizadores políticos ni de entrometerse en sus asociaciones y finanzas personales.

Estas medidas judiciales son una infamia y tienen la clara meta de paralizar a los defensores de Mumia. Las fuerzas progresistas de este país no pueden renunciar al derecho a un juicio ni tolerar que el gobierno restrinja a los defensores de Mumia.

El propósito de estas restricciones y órdenes judiciales a destacados activistas y sus familiares es quitarles los derechos que ampara la Primera Enmienda por llevar el caso de Mumia ante el público. Deben suspenderlas inmediatamente y el tribunal de apelaciones debe anularlas.

Al cierre de esta edición, centenares de personas han firmado la carta, entre ellas:

Pam Africa, Amigos y Familiares Internacionales
Michael Albert, revista Z

Asiáticos por Mumia
Dennis Brutus
Andrew Boyd, Unidos por una Economía Justa, escritor
Safiya Bukhari, abogado
Kathleen Cleaver, abogada
Loren E. Clive, Comité de Vigilancia de las Unidades de Control y el Complejo Industrial Carcelario
Ron Daniels, director ejecutivo, Centro pro Derechos Constitucionales
Walter E. Davis, Universidad Kent State
Mark Duberman
Ossie Davis
Debbie Duguay, administradora, The Career Group, Ltd., Cambridge, Massachusetts
Profesora Jill Soffiyah Elijah, facultad de Derecho de la Universidad Harvard
Mike Farrell
Herman Ferguson, Movimiento Jericó
Jennifer Flynn, directora ejecutiva, Red de Vivienda, NYC AIDS
Sara Flounders, codirectora, Centro de Acción Internacional
Coalición Libertad para Mumia Abu-Jamal, Nueva York
William Goodman, director judicial, Centro pro Derechos Constitucionales
Mary Lou Greenberg, Partido Comunista Revolucionario
Patty Heffley, Coalición pro Pacifica Democrática, Nueva York
Sam Jordan, Washington, D.C.
Aron Pieman Kay
Arthur Kinoy, abogado
Yuri Kochiyama
Doret Kollerer, redactora, NorthCoast Xpress
Ron Kuby, abogado
Michael Letwin, abogado, presidente, Asociación de Defensores Públicos, Nueva York
Jeff Mackler, Movilización Libertad para Mumia
Bob Mandel, junta ejecutiva, Asociación de Educación de Oakland, California
William M. Mandel, escritor, profesor, locutor
Ronald B. McGuire, abogado, director jurídico, Proyecto de Defensa Jurídica de Emergencia de CUNY
Arnold Mesches, artista y educador
Monica Moorehead, Millones en Defensa de Mumia/Centro de Acción Internacional
Tom Morello, Rage Against the Machine
MOVE, Filadelfia, Pensilvania
Gremio Nacional de Abogados y su directora ejecutiva Heidi Boghosian
Peter Neufeld, abogado
Coalición de Nueva York Libertad para Mumia Abu-Jamal
Nuova Unita, revista
Fances Fox Piven
Marcus Rediker, facultad de Historia, Universidad de Pittsburgh
Adrienne Rich
Robert Rockwell, M.D., secretario nacional, íRehusar & Resistir!
Ted Shaw
Charles H. Sumner, copresidente, Coalición Monroe pro Democracia
Profesor Mark Taylor, Seminario Teológico Princeton
Coalición de las Ciudades Gemelas para Defender a Mumia Abu-Jamal, Minneapolis, Minnesota
Coalición de Vermont pro Salvar la Vida de Mumia Abu-Jamal
Michael Warren, abogado
Al Weinrub, presidente, Unión Nacional de Escritores
Steve Wiser, Comunidad Bruderhof
Rdo. S. Michael Yasutake, secretario ejecutivo, Proyecto Interfé pro Prisioneros de Conciencia, Illinois


Este artículo se puede encontrar en español e inglés en La Neta del Obrero Revolucionario en:
rwor.org
Cartas: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Teléfono: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497
(Por ahora el OR/RW Online no se comunica por correo electrónico.)