Palestina:
Aviones de caza vs. el pueblo

Obrero Revolucionario #1105, 3 de junio, 2001, en rwor.org

Desde septiembre, cuando empezó la ronda actual de choques en Palestina, las fuerzas de ocupación israelíes han intensificado una y otra vez los ataques contra los palestinos. Han disparado con armas automáticas contra jóvenes lanzapiedras, matado a centenares y herido a miles. A veces incluso matan a transeúntes que no participan en las protestas. También han abierto fuego contra las ambulancias que llevan a los heridos al hospital.

Las fuerzas armadas israelíes han bombardeado pueblos y campos de refugiados palestinos con tanques, buques de guerra y artillería. Con aplanadoras, destruyen huertos y olivares y tumban casas. Desde helicópteros lanzan misiles y asesinan a funcionarios del gobierno palestino en la calle.

El 18 de mayo, la guerra de alta tecnología contra el pueblo palestino alcanzó un nuevo nivel de brutalidad: aviones de caza F-16 bombardearon Nablus y Ramala, dos pueblos de Cisjordania. En Nablus, el objetivo fue asesinar a un comandante preso del grupo islámico Hamas, como represalia por una bomba que estalló en la ciudad israelí de Netanya. El comandante escapó sin heridas gracias a la confusión, pero las bombas israelíes mataron a 11 policías. En el ataque a Ramala murió un palestino.

Atacar una zona poblada con cazas F-16 (aviones de guerra superavanzados) tuvo repercusiones por todo el mundo. Fue la primera vez que Israel atacó a los palestinos con aviones de caza desde la guerra de 1967, cuando el estado sionista atacó los países árabes vecinos y se apoderó de Cisjordania, Gaza y otros territorios. Incluso dentro de Israel se oyeron críticas y dudas por la nueva escalada. Un columnista del periódico israelí Ha'aretz preguntó cuál sería la próxima "represalia" contra los palestinos: "┐Soltar una bomba atómica en Ramala?". (Esta es una pregunta escalofriante dado que se sabe que Israel tiene armas nucleares). El primer ministro, Ariel Sharon, y otros altos funcionarios del gobierno israelí defendieron el ataque. Unos incluso dijeron que atacar con aviones de alta tecnología permite dar en el blanco con más "precisión".

Estos bombardeos demuestran una vez más lo vil que es el estado israelí. Es un opresor que le robó las tierras a los palestinos y que defiende una ocupación totalmente injusta con la más bárbara violencia reaccionaria.

Pero como dijo el gran revolucionario Mao Tsetung, donde hay opresión, hay resistencia. La intrépida lucha de los palestinos contra un poderoso enemigo ha sido una fuente de inspiración para los pueblos de todo el mundo. A pesar de todos los ataques israelíes, los palestinos siguen librando una justa lucha por su patria.

Al día siguiente de los bombardeos aéreos, una gran multitud se reunió en el entierro de los muertos. Marcharon a un retén israelí, donde los jóvenes se les plantaron a los soldados y tiraron piedras. Los soldados, protegidos como de costumbre por tanques y fortificaciones, respondieron cobardemente disparando a la multitud; mataron a un manifestante e hirieron de gravedad a otro.

Las manos manchadas de sangre de U.S.A.

El ataque con aviones F-16 también arrojó luz sobre el papel de los imperialistas estadounidenses, quienes manufacturan el F-16, una muy avanzada máquina de muerte, y lo envían a Israel. Cuando lanza ataques con los F-16, Israel simplemente sigue los pasos de su hermano mayor imperialista: de Vietnam a Irak, Estados Unidos ha sido el mayor asesino desde el aire de la historia.

Los rifles M-16 que utilizan los soldados israelíes para disparar a los lanzapiedras también son de Estados Unidos. Las balas se hacen pedazos dentro del cuerpo de la víctima; los que no mueren instantáneamente sufren heridas catastróficas. El periódico inglés Guardian informó el 1║ de mayo: "El grupo estadounidense Médicos pro Derechos Humanos, galardonado con el premio Nóbel, le echa la culpa por la alta tasa de heridas severas al uso del rifle automático M-16".

┐Y los helicópteros artillados con que Israel ataca las ciudades y pueblos palestinos? Israel tiene una gran industria de armamentos, pero no manufactura helicópteros militares; son otro producto Made in U.S.A. En octubre, Estados Unidos e Israel firmaron un acuerdo para enviar la mayor cantidad de helicópteros a Israel desde hace una década. Hace unos meses, el Pentágono anunció otro acuerdo (de medio billón de dólares) para enviar helicópteros Apache, el más avanzado del arsenal.

Washington da tres billones de dólares al año de ayuda militar y de otras formas a Israel. Para los imperialistas yanquis, la dominación del Oriente Medio es sumamente importante para mantener la posición de superpotencia. Su estrategia tiene varios elementos, como mantener fuertes vínculos con Egipto y otros estados reaccionarios árabes, y despachar sus propias fuerzas armadas por toda la región. Pero Israel, una fortaleza estratégica del imperialismo, sigue desempeñando un papel clave. Por eso la lucha de los palestinos contra el estado opresor sionista es una lucha contra el imperialismo.

A veces Washington critica débilmente a Israel por esta o aquella infamia. Después de los bombardeos de Nablus y Ramala, por ejemplo, los voceros del gobierno estadounidense dijeron que les "preocupa" que los ataques "provoquen mayor violencia". Pero tales desacuerdos son mínimos. Para Washington es útil pintar a Israel como un perro de ataque fuera de control, que amenaza y muerde mientras que su dueño finge restringirlo.

Israel sitia a Palestina

El ataque de los F-16 llamó mucha atención, pero Israel también está apretando la brutalidad diaria contra los palestinos. En marzo, el ejército excavó trincheras profundas alrededor de Ramala para aislar la ciudad del resto de Cisjordania. Un informe de la agencia noticiera francesa AFP describió la situación en otra ciudad rodeada de trincheras: "Jericó, legendario lugar bíblico donde se derrumbaron los muros, lleva dos meses rodeado por una trinchera de dos metros que ha parado el movimiento de productos y materias primas, y paralizado la economía local".

Rodear y "cerrar" las zonas palestinas busca aplastar la resistencia. Por un lado, matan a los manifestantes en la calle; por el otro, estrangulan las comunidades con bloqueos, retenes, toques de queda y trincheras.

Los retenes militares impiden que los palestinos viajen de un pueblo a otro en Cisjordania y Gaza. Algunos palestinos incluso han muerto de ataques cardíacos u otras emergencias porque los israelíes no han permitido pasar a las ambulancias.

Más de 130.000 palestinos que trabajaban en Israel ahora no pueden cruzar la frontera para ganarse la vida. El nivel de desempleo casi ha alcanzado el 50%. Hace poco el Programa Mundial de Comida de la ONU anunció que actualmente los palestinos son de los pueblos más pobres del mundo; la pobreza se ha duplicado desde septiembre.

Con el pretexto de la "seguridad", las fuerzas israelíes han destruido muchas hectáreas de huertos y olivares, que son una parte importante de la economía palestina. Unos eran muy antiguos.

También han tumbado con aplanadoras muchas casas en los campos de refugiados de Gaza. Dicen que necesitan la tierra para construir "carreteras de seguridad" o que disparaban contra soldados o colonos israelíes desde las casas.

En abril, unos tanques israelíes invadieron el campo de refugiados Khan Younis y destruyeron todo un sector. Israel dijo que quería destruir una colina de arena desde la cual los palestinos disparaban. Los que vivían ahí dijeron que la colina era una barrera para proteger a sus hijos de las balas israelíes.

Sara Abu Khreik, cuya casa fue destruida, dijo: "Todos dormíamos en la casa. A las 11:30 de la noche, los israelíes lanzaron el ataque con tanques, ametralladoras y artillería. A la medianoche, entraron los tanques y las aplanadoras. Empezaron a demoler la casa sin que nosotros hubiéramos salido. Agarramos a los niños y tuvimos 30 segundos para escapar. Los aviones sobrevolaban el campo y los disparos venían de todos lados. Salimos sin bufandas ni nada para cubrirnos. Atacaron sin advertencia".

El 14 de mayo, el ejército, la marina y la fuerza aérea israelíes lanzaron ataques contra varias zonas palestinas. Desde helicópteros y buques de guerra en el mar, lanzaron misiles contra Gaza. Las mayores bajas ocurrieron en Bituniya, un pueblito cerca de Ramala, en Cisjordania. Una unidad israelí atacó un retén palestino con ametralladoras y mató a cinco agentes de seguridad. Más tarde los israelíes admitieron que se "equivocaron".

El 15 de mayo, docenas de miles de palestinos participaron en marchas en Cisjordania y Gaza para conmemorar el 53 aniversario de la "nakbah" (la catástrofe), o sea, la fundación de Israel, cuando los expulsaron de sus tierras. En Ramala, miles de personas marcharon al retén israelí al norte de la ciudad. Cuando varias docenas de chavos se acercaron y lanzaron piedras, los soldados abrieron fuego. Los israelíes dijeron que respondieron a disparos palestinos, pero como de costumbre, los únicos heridos fueron palestinos (y un corresponsal francés).

Nuevas palabras de "paz"

Unos días después del ataque de los F-16, el gobierno de George Bush anunció que iba a tratar de "romper el ciclo de violencia" en el Oriente Medio y reanudar las charlas de "paz" entre Israel y Yasser Arafat. El secretario de Estado, Colin Powell, dijo que la base de esas charlas debe ser el informe recién publicado de la comisión del senador George Mitchell (creada por el gobierno de Clinton).

Estados Unidos dice que es un informe "imparcial" elaborado por una comisión "internacional". Pero el informe dice que el primer paso necesario para reanudar las charlas de "paz" es el alto el fuego por los israelíes y los palestinos. El término "alto el fuego" implica que los dos lados tienen un nivel militar comparable. Pero no hay nada comparable en el caso de Israel, que tiene una enorme y ultramoderna fuerza militar (respaldada por el imperialismo yanqui), y los palestinos. En la situación actual, un alto el fuego solo llevaría a que los palestinos pongan fin a su justa resistencia contra la ocupación.

El informe Mitchell dice que la meta del alto el fuego, tanto como de otras "medidas para restaurar la confianza" entre Israel y la Autoridad Palestina, es reanudar las charlas. Pero esto no resuelve nada para los palestinos. Cualquier "proceso de paz" fraguado por los imperialistas tiene como meta proteger el estado de Israel, a expensas de los palestinos.

En octubre del año pasado el Comité del Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI) trazó una visión muy diferente de la liberación de la nación palestina en una declaración titulada "íCondenar la ocupación israelí y apoyar la justa lucha del pueblo palestino!":

"Los imperialistas no pueden resolver la cuestión nacional palestina. Desde hace más de 50 años, la existencia de Israel en la Palestina ocupada es el eje del orden imperialista en el Oriente Medio; por eso Estados Unidos apuntala a Israel con billones de dólares al año. La cuestión nacional palestina no se puede resolver legitimando la ocupación. Dado que eso es precisamente lo que propone Arafat, su plan no ofrece una solución. La ocupación es injusta, los palestinos tienen todo el derecho de luchar por terminarla y los pueblos de todo el mundo deben apoyar su lucha...

"El programa mínimo de cambio revolucionario en Palestina es la formación de un estado democrático secular para todos los palestinos. Los maoístas (comunistas revolucionarios) estamos a favor de establecer dicho estado en todo el territorio de Palestina: es la única solución realista y sigue siendo la meta de la lucha. Los demás programas son falsos... Es hora de acabar con el cruel ciclo de levantamientos populares seguidos de traiciones por falsos líderes con programas reaccionarios y capitulacionistas. A los maoístas a veces nos dicen que nuestras ideas son correctas `en teoría' pero que `en la práctica' hay que sacrificarlas en aras de las oportunidades del momento. Esta es una visión incorrecta de este mundo opresivo y de lo que hay que hacer para cambiarlo. En realidad, es el punto de vista que lleva a vender la justa lucha del pueblo palestino al Nuevo Orden Mundial imperialista. Cada día, de mil maneras, el enemigo demuestra que `el poder nace del fusil'. Sin una guerra popular, es imposible liberar a las masas de Palestina y de los países vecinos de las garras de Israel y de los estados árabes reaccionarios apuntalados por el imperialismo estadounidense. La guerra popular es el único camino a la victoria y solo un partido marxista-leninista-maoísta puede dirigir a las masas por ese camino. Ahora más que nunca, el pueblo necesita su propia fuerza revolucionaria en el campo de batalla. El primer paso urgente es echar los cimientos de una organización marxista-leninista-maoísta en Palestina y los países vecinos para defender los intereses independientes del proletariado y los oprimidos e iniciar el proceso de forjar auténticos partidos de vanguardia para dirigir el proceso revolucionario. Exhortamos a todos los que quieran participar en este proceso a ponerse en contacto con el MRI, el centro embrionario maoísta del mundo, y sumar su experiencia y lucha a las de combatientes proletarios de todo el mundo". (Esta declaración se encuentra en La Neta del OR en rwor.org)

*****

En el campo de refugiados Khan Younis, un grupo de palestinos se reunió para hablar de la lucha. Muchos perdieron la casa cuando el ejército invadió con tanques y aplanadoras. Pero un señor habló del espíritu de resistencia: "Díganle a Sharon que envíe sus tanques, sus aplanadoras, sus aviones, sus misiles. No nos vamos".

El sitio económico ha empeorado la vida de gente ya pobre. Pero una señora dijo que la escasez de cosas materiales no es lo que más les importa: "No tenemos hambre de comida. Tenemos hambre de que la humanidad tome partido con nosotros y nuestra lucha por los derechos y la libertad. Tenemos hambre de vivir".


Este artículo se puede encontrar en español e inglés en La Neta del Obrero Revolucionario en:
rwor.org
Cartas: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Teléfono: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497
(Por ahora el OR/RW Online no se comunica por correo electrónico.)