Noticias de la guerra popular de Nepal

Audaces acciones; guerrilleras se fugan

Obrero Revolucionario #1109, 1 de julio, 2001, en rwor.org

La matanza de palacio en que murieron el rey Birendra y varios miembros de la familia real el 1 de junio ha puesto de relieve el conflicto en que está enfrascada la clase dominante de Nepal sobre cómo lidiar con la creciente guerra popular maoísta. Según la Constitución, el rey comanda al Ejército Real y el gobierno manda las fuerzas policiales (que hasta la fecha han sido la fuerza principal de la guerra contra los maoístas), así que era natural que el rey fuera una figura central en el debate al rojo vivo acerca de despachar al ejército contra los maoístas.

Un mes antes de la matanza de palacio, ese conflicto arreció tras una serie de audaces ataques guerrilleros que dejaron un saldo de más de 70 policías muertos.

La siguiente información sobre las acciones y la heroica fuga de seis guerrilleras de la cárcel viene del nuevo boletín trimestral Himalayan Thunder (Truenos en los montes Himalaya), publicado por el Partido Comunista de Nepal (Maoísta), que dirige la guerra popular.

*****

Acciones militares de la guerrilla escalan nuevas alturas

En la primera semana de abril, se registraron miles de acciones militares y sabotajes pequeños y grandes en todo el país; la campaña duró una semana y culminó en el paro nacional (bandh) del 6 de abril. Las acciones más importantes de la campaña--cinco audaces ataques a puestos policiales--sacudieron todo el país y elevaron la guerra popular a nuevas alturas.

Los guerrilleros lanzaron dos ataques en la Región Occidental, el centro de la guerra popular. El 1 de abril, atacaron el puesto policial de Rukumkot. Hasta el enemigo ha reconocido que, desde el punto de vista estrictamente militar, fue el ataque de mayor envergadura de la guerrilla hasta la fecha; fue el primer ataque exitoso contra un puesto fortificado, resguardado por una compañía de la Fuerza Especial de Comandos de la policía.

El puesto fortificado se construyó hace poco en un cerro estratégico y estaba protegido por una cerca, un grueso muro de piedras con ocho puestos de observación y una trinchera. En el momento del ataque estaba resguardado por 76 policías. Sin embargo, una compañía del ejército guerrillero popular, con la ayuda de milicias locales, lo abrumó en un operativo relámpago de 45 minutos y lo dejó en escombros, con un saldo de 31 comandos especiales y un inspector muertos, 14 heridos y 22 presos. Los guerrilleros se apoderaron de una gran cantidad de armas y municiones: 58 rifles, seis magnums, una escopeta, tres pistolas, tres revólveres, 6000 municiones y equipo de comunicación. Esa gran victoria militar costó la vida de ocho valiosos camaradas, entre ellos el camarada Rajendra, subcomandante de pelotón. Centenares de masas revolucionarias de las aldeas cercanas celebraron procesiones de antorchas en solidaridad con los guerrilleros durante esa campaña.

En la madrugada del 6 de abril, los guerrilleros lanzaron el segundo ataque en la Región Occidental; atacaron otro puesto fortificado en un cerro resguardado por 72 policías: el puesto policial del subdistrito de Naumule ilaka en el distrito de Dailekh. Varios pelotones del ejército guerrillero popular y milicias locales lo abrumaron en 70 minutos, y dejaron 31 policías y un inspector muertos y docenas de heridos. Se apoderaron de 58 rifles y 41.000 municiones, y sufrieron seis bajas. La acción exitosa llevó a la expansión de las bases de apoyo hacia el occidente.

En la Región Central, el 2 de abril los guerrilleros lanzaron ataques coordinados contra los puestos de Mujhung (en el distrito de Palpa) y Darkha (en el distrito de Dhading). El puesto de Mujhung, resguardado por 22 policías, cayó en media hora, con un saldo de dos policías muertos y nueve heridos. Ocho policías más murieron al caer 100 metros a una quebrada al lado de la carretera cuando acudían al puesto. Los guerrilleros detonaron bombas y dejaron el puesto en escombros; se apoderaron de 12 rifles, dos pistolas, dos revólveres, una escopeta y grandes cantidades de municiones sin sufrir ninguna baja.

En el ataque al puesto de Darkha en el distrito de Dhading, cerca de la capital de Katmandú, 14 policías se rindieron sin oponer resistencia. La acción duró menos de cinco minutos y no se registró ninguna baja de los maoístas ni de la policía. Los guerrilleros destruyeron el puesto y se apoderaron de nueve rifles, una magnum, una escopeta, dos pistolas, dos revólveres y grandes cantidades de municiones. Posteriormente, las autoridades arrestaron a los policías y los acusaron de deserción.

En la Región Oriental, el 1 de abril los guerrilleros atacaron el puesto policial de Mainapokhari en el distrito de Dolakha. Debido a unos imprevistos retrasaron el ataque hasta las 3:30 de la madrugada, con el resultado de que la misión no se cumplió en su totalidad. Destruyeron parcialmente el puesto, resguardado por 46 policías, con un saldo de siete policías muertos y 20 heridos. Se apoderaron de ocho rifles, una magnum y unas municiones. Tres valiosos guerrilleros perdieron la vida en esa acción y seis quedaron heridos.

En el valle de Katmandú, el 1 de abril se registraron bombazos en la casa del ex jefe de la policía Achyut Krishna Kharel y el ex miembro del parlamento Lekh Nath Neupane, del partido gobernante.

En las siguientes semanas se registraron acciones esporádicas en las regiones Oriental y Central. La más importante fue la emboscada en el distrito Syangja de la Región Central el 9 de mayo, que dejó cuatro policías muertos.

Las audaces acciones guerrilleras agravaron la crisis de la clase dominante y suscitaron muchas deserciones de las fuerzas policiales. Las bases de apoyo revolucionarias se expanden y se consolidan, sobre todo en la Región Occidental. Tras el ataque a Rukumkot, la policía abandonó varios puestos estratégicos en los distritos de Rolpa y Rukum, lo cual comprueba la importancia estratégica de esas audaces acciones guerrilleras.

Guerrilleras osadas se fugan de la cárcel

En otra acción audaz, el 31 de marzo seis guerrilleras se fugaron de la cárcel en la primera fuga desde el inicio de la guerra popular. Las seis heroínas revolucionarias--Uma Bhujel (Camarada Shilu), Kamal Naharki, Engela B.K., Sanju Aryal, Meena Marhatta y Rita B.K., todas jóvenes de veinte y tantos años, recluidas en la cárcel ultramoderna de Gorkha (de la Región Central) por dos años--cavaron un túnel y salieron de las mazmorras del enemigo. Actualmente, se encuentran nuevamente integradas a las filas revolucionarias realizando sus tareas.

Las seis valientes hijas del proletariado internacional trazaron un plan detallado con la dirección de la camarada Uma Bhujel (comandante de sección antes de su captura por el enemigo y viuda del comandante de pelotón camarada Ghimsen Pokhrel, quien cayó mártir con el camarada Suresh Wagle en septiembre de 1999) y lo iniciaron en el aniversario del natalicio de Mao Tsetung, el 26 de diciembre pasado. Las tareas estaban bien delimitadas y proyectaban cumplir el plan en el sexto aniversario del inicio de la guerra popular, el 13 de febrero del presente, pero debido a unos imprevistos tuvieron que retrasar la fecha.

De enero a marzo cada quien cumplió su tarea con mucho esmero. Algunas camaradas distraían a las docenas de guardias armados que las vigilaban. Otras se encargaban de mantener buenas relaciones con las presas comunes. La camarada Kamala Naharki asumió la tarea más difícil: cavar un túnel de 15 metros, y perforar dos muros fuertemente fortificados, con una varilla y utensilios de cocina.

Disimularon el túnel con una pequeña parcela de verduras junto a su celda; superaron una serie de dificultades y obstáculos para cumplir el plan, y a las 2 de la madrugada del 31 de marzo las seis guerrilleras revolucionarias salieron por el estrecho túnel y ganaron su libertad. Los guardias del enemigo abrieron fuego, pero las heroínas proletarias, con gran aplomo y valor, supieron sobreponerse a ese último obstáculo y en poco tiempo se reunieron sanas y salvas con las masas revolucionarias y sus camaradas del partido (que estaban muy orgullosos de ellas).

La audaz fuga por el "sexo débil" asestó un golpe contundente a la reaccionaria clase dominante, que ya tenía los ánimos por el suelo, y fue una salva para las acciones guerrilleras de abril en Rukum, Dolakha, Palpa, Dhading y Dailekh. La gran e histórica hazaña de las camaradas presas subraya el glorioso papel de la mujer en la guerra popular de Nepal y ha inspirado a millones de mujeres de todo el país.

El 2 de abril, el presidente del partido, el camarada Prachanda, saludó a las valientes camaradas por su extraordinario logro e instó a todo revolucionario a aprender de ellas. Asimismo, el camarada Laldhoj, a cargo del Buró de la Región Central, y la camarada Parvati, a cargo del Departamento Central de la Mujer, saludaron a las seis camaradas y destacaron la importancia histórica de la fuga. El 29 de abril, el Comité Distrital de Gorkha convocó un programa público en la aldea de Baguwa para honrar a las camaradas, y miles de campesinos acudieron para saludarlas y oír sus palabras.


Este artículo se puede encontrar en español e inglés en La Neta del Obrero Revolucionario en:
rwor.org
Cartas: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Teléfono: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497
(Por ahora el OR/RW Online no se comunica por correo electrónico.)