Confrontación en Washington, D.C.

Protestas contra el Banco Mundial/FMI

Orfeo

Obrero Revolucionario #1118, 16 de septembre, 2001, en rwor.org

Se avecina la próxima confrontación entre el capitalismo internacional y el movimiento contra la globalización imperialista: la reunión semianual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial el 29 y 30 de septiembre en Washington, D.C.

Los que van a ir a protestar en Washington representan a millones que anhelan un mundo mejor: de Argentina, Ecuador, México y otros países que combaten programas de austeridad; de Latinoamérica, África y Asia, hundidas en la pobreza por el yugo del FMI/Banco Mundial y de las corporaciones transnacionales; de Europa, que han protestado en Praga, Gotenburgo y Génova. Asimismo representan a los revolucionarios de Nepal, Perú y Filipinas que libran guerras populares contra gobiernos títeres del imperialismo.

El mundo tendrá los ojos puestos en Washington tras los acontecimientos de julio en Génova (Italia) durante la cumbre de los ocho países más ricos del planeta (los G-8), cuando la policía atacó salvajemente a los manifestantes con gas lacrimógeno y cachiporras, y mató a uno: Carlo Giuliani. Así y todo, lucharon valientemente. Después, los militantes de Italia y de otros países han divulgado detalles de la brutalidad de las fuerzas del orden y provocado una crisis gubernamental en Italia.

En el corazón del imperio

Desde las protestas contra la Organización Mundial de Comercio (OMC) en Seattle en 1999, los gobiernos de muchos países se han coordinado para parar el nuevo movimiento con medidas represivas, espionaje, infiltración, calumnias y mentiras. Pero el movimiento ha seguido creciendo y ahora confronta al sistema capitalista, no solo las consecuencias de la globalización.

Ahora militantes de Estados Unidos y otros países planean invadir la capital de la mayor potencia imperialista, resueltos a lanzarse a la calle y ampliar la lucha, sin dejarse intimidar por la represión.

Unos 7000 ministros de hacienda, economistas y banqueros de más de 180 países participarán en la cumbre del FMI/Banco Mundial; entre ellos están los explotadores más rapaces del planeta, bajo el ala del más rapaz de todos.

Ante las protestas, el FMI y el Banco Mundial han tenido que fingir que les preocupa el bienestar de los pueblos de los países pobres. Dicen que el propósito de la cumbre es "formular medidas para reducir la pobreza y promover el crecimiento sostenible y equitativo". Dicen que tienen una "nueva política de divulgación" que hará más "transparente" su trabajo (ípero no quieren divulgarla!).

Pero los pueblos del mundo siguen sufriendo y muriendo a raíz de los Programas de Ajuste Estructural (PAE) y otras medidas impuestas por el FMI/Banco Mundial. Los PAE obligan a los países pobres a recortar los servicios sociales, aumentan la pobreza y arruinan a los pequeños agricultores; invitan la inversión extranjera y ponen la economía en manos de bancos y corporaciones imperialistas; imponen programas de "desarrollo" que destruyen el ambiente y la forma de vida.

Los imperialistas están movilizando la maquinaria represiva para proteger la cumbre. Además de la policía de Washington, llegarán agentes de ciudades vecinas, la policía estatal de varios estados y la Guardia Nacional: un total de 8000 efectivos. Van a construir una cerca de tres metros de alto y 4 kilómetros de largo para aislar una zona de 27 manzanas, que abarca la Casa Blanca, y la sede del FMI y el Banco Mundial. (Véase "Enfrentarse a la policía capitalina" en el OR No. 1116 y en la Internet en rwor.org).

Ante la dificultad de proteger una reunión de toda una semana, los directores del FMI/Banco Mundial la recortaron dos días. Pero no cambiaron el lugar, como para decir que ellos decidirán dónde se celebrarán las cumbres oficiales.

Grandes protestas contra el FMI/Banco Mundial sacudieron a Washington en abril de 2000. La policía arrestó a 1300 personas, atacó las marchas de protesta, cerró el centro de convergencia, atacó a manifestantes no violentos con gas pimienta y cachiporras, golpeó a los arrestados e intentó disuadir la participación. Ni un solo de los arrestados fue condenado, lo que demuestra que el objetivo de los arrestos en masa era parar las protestas.

A pesar de toda esa represión, el movimiento contra la globalización logró mucho. Desenmascaró la realidad de la democracia estadounidense y la miseria que causan el FMI y el Banco Mundial por todo el planeta, y durante todo el año pasado creció.

Una diversidad de grupos y acciones

Una amplia gama de grupos de Estados Unidos, Canadá y otros países se han unido para protestar en Washington; han organizado foros, manifestaciones y acción directa.

La mayor coalición es la Movilización por la Justicia Global (MGJ), que reúne grupos como 50 Años/Basta Ya (una organización opuesta al FMI y el Banco Mundial y que en sí es una coalición de 200 grupos), Acción Esencial, Trabajos con Justicia, Intercambio Global, Alianza por la Justicia Global, Red de Solidaridad con México, y otras organizaciones dedicadas a la justicia social, la cancelación de la deuda externa y la protección del ambiente. MGJ tiene el apoyo de docenas de grupos estudiantiles, sindicales, ambientales, antiintervencionistas, anarquistas revolucionarios, de justicia social, de la mujer, de derechos de los gays y de distribución de comida.

La convocatoria de MGJ dice: "Si te alarma un sistema que da un sinfín de riquezas a un puñado robando el pan de la mesa de muchos, únete a nosotros... Instamos a todos los de mente clara y corazón sabio a solidarizarse. Luchamos por la globalización de nuestros derechos a la vida, a la libertad de palabra, de pensamiento, de religión y de reunión, a un ambiente limpio, a no tener que vivir en el miedo o la pobreza. Apoyamos los derechos de la mujer, servicios de salud económicos, los sindicatos y una política económica y social al servicio del pueblo, no de las ganancias. Esta no es la globalización que nos están imponiendo. A esa otra globalización, la globalización de la rapiña, le decimos: "Es posible otro mundo".

Entre las demandas de MGJ figuran: abrir la cumbre al público y los medios, la cancelación de la deuda de los países pobres, fin a las medidas del FMI "que dificultan conseguir comida, agua limpia, vivienda, servicios de salud, educación y bloquean el derecho a organizarse", y fin a los nocivos proyectos de desarrollo del Banco Mundial.

MGJ planea una campaña de acción directa no violenta, una manifestación el domingo 30 de septiembre, varios foros, así como acciones de solidaridad en las cárceles (previendo arrestos en masa).

Otra coalición, la Convergencia Anticapitalista (ACC), planea acciones directas radicales para parar la cumbre. La ACC sigue el ejemplo de otro grupo (CLAC, o Convergence des Luttes Anti-Capitalistes), que organizó muchas protestas en Quebec durante la Cumbre de las Américas, y adoptó sus principios de unidad contra el capitalismo, el imperialismo, el patriarcado y "todas las formas de explotación y opresión". Propone una "diversidad de tácticas" y dice: "Nuestra cosmovisión se basa en respetar las diferencias y la autonomía de grupos, individuos y pueblos. Nuestro objetivo es globalizar las redes de resistencia a la dominación corporativa".

La ACC planea acciones directas el 29 y 30 y acciones de solidaridad en las cárceles después de la cumbre. Abrirá un centro de bienvenida para los que lleguen a Washington, y realizará varias reuniones de organización y foros. Es importante que la posición política radical y revolucionaria, que desempeñó un papel sumamente importante en Quebec, sea parte de las acciones programadas para Washington.

La Brigada de la Juventud Comunista Revolucionaria y el Partido Comunista Revolucionario (PCR) también se están movilizando para las protestas de Washington. Estaremos en las calles al lado de todos los que quieren combatir los crímenes del FMI/Banco Mundial contra los pueblos y los ecosistemas del mundo. Tenemos mucho en común con los que ven que el capitalismo es la fuente de los muchos problemas de los pueblos del mundo y que captan la necesidad de una resistencia resuelta y radical. Como marxista-leninista-maoístas, vemos que nuestra esperanza común radica en hacer la revolución (la revolución proletaria) en todos los países y dar los primeros pasos hacia una sociedad global libre donde el pueblo trabaje en común por el bien de todos. El PCR está dedicado a hacer la revolución aquí, en las entrañas de la bestia, y a forjar la más amplia y resuelta resistencia popular para hacerla.

También hay muchas otras acciones programadas para el 29 y 30 de septiembre. Un grupo que se llama Viviendas Sí/Cárceles No destacará la falta de vivienda para los pobres en Estados Unidos. Grupos de defensa de los derechos de los inmigrantes celebrarán un mitin frente al Capitolio. Habrá una protesta contra Citigroup, una de las mayores instituciones financieras del mundo. Habrá un Día de Justicia Global de los Trabajadores de la Costura, y la federación sindical AFL-CIO ha convocado una "Semana de Justicia Global" con una marcha y mitin.

El 29 será un Día Internacional de Acción contra la Intervención Militar y Económica Estadounidense en Latinoamérica y el Caribe, convocado por School of the America's Watch, el Comité de Solidaridad con el Pueblo de El Salvador y otras organizaciones antiintervencionistas. El Centro de Acción Internacional, la Conferencia de Solidaridad Latinoamericana y otros grupos han programado una protesta contra la política exterior de Bush, la intervención en Latinoamérica y el FMI/Banco Mundial.

Washington será una coyuntura importante para el movimiento contra la globalización capitalista. Los ojos del mundo estarán en la capital del imperio y una vez más las acciones populares pueden cambiar la historia. íTodos a Washington!


Este artículo se puede encontrar en español e inglés en La Neta del Obrero Revolucionario en:
rwor.org
Cartas: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Teléfono: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497
(Por ahora el OR/RW Online no se comunica por correo electrónico.)