Cumbre nacional forja la Red Trißngulo Azul para combatir la represiˇn a los musulmanes, árabes y sudasiáticos

Obrero Revolucionario #1154, 9 de Junio, 2002, posted at http://rwor.org

Dearborn, Michigan. El 18 y 19 de mayo, unos 60 representantes de organizaciones, y activistas de todo el país se dieron cita en el Centro Comunitario Árabe de Servicios Económicos y Sociales para participar en la Cumbre Nacional para Parar la Represión contra Inmigrantes Musulmanes, Árabes y Sudasiáticos.

Inmediatamente después del 11 de septiembre, el gobierno detuvo a más de 1,200 árabes, musulmanes y sudasiáticos, principalmente por su nacionalidad, idioma, raza y religión. Muchos han desaparecido, o sea que el gobierno ni siquiera reconoce haberlos detenido. Al entrar a la sala principal, los participantes vieron una muestra de esto. En una pared estaban pegadas hojas de papel sobre los arrestos, el total de información que la Comisión Antiterrorista del Departamento de Justicia entregó a la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) a raíz de una demanda. Había 92 nombres y domicilios, y otra lista sobre 725 personas con toda la información tachada, menos el país de nacimiento y la fecha de arresto.

La reunión era una mezcla multinacional y de todas las edades. Estuvieron representados el Centro Comunitario Árabe; el Comité Antidiscriminación Árabe- americano (ADC); el Instituto Árabe-americano (AAI); la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU); el Gremio Nacional de Abogados (NLG); la Fundación Triángulo; Sudasiáticos contra la Brutalidad Policial y Racismo; Solidarity USA; íRehusar & Resistir!, y su grupo juvenil; La Resistencia; el Comité contra el Imperio Estadounidense (CAU$E); partidarios del Partido Comunista Revolucionario; Libros Revolución de Los Ángeles y su sucursal de Detroit; la Brigada de la Juventud Comunista Revolucionaria (BJCR); la Red Juvenil de La Resistencia; el Concilio Musulmán Americano; la Sociedad Musulmana Americana; el Comité de Acción Política; y coaliciones contra la guerra de Houston, Chicago y California del Norte.

La cita del padre Martin Niemoeller sobre el ascenso de los nazis al poder en Alemania sirvió de orientación para la cumbre. "Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie a quien decir nada".

La situación nacional se discutió a la luz de esta cita. Uno de los panelistas fue Mo Nishida, quien señaló que de niño, durante la II Guerra Mundial, fue internado en un campo de concentración para japoneses, aunque antes de la guerra el FBI había dicho que no eran una amenaza. Travis Morales, partidario del PCR y miembro de la Resistencia en Houston, añadió que el gobierno internó a los japoneses porque tenía una meta: crear histeria, inventarse "un enemigo interno" y sembrar temor para que la población apoyara sus objetivos.

Se señaló que los inmigrantes detenidos son solo los primeros. Imad Hamad, del Comité Antidiscriminación Árabe-americano (ADC), dijo: "Les pido a los estadounidenses que vean que estas leyes no solo nos afectan a nosotros, sino a ustedes también".

Randall Hamud, un abogado de San Diego que el 12 de septiembre empezó a defender a los detenidos, dijo que ser ciudadano no es protección, y que tanto Estados Unidos como Israel tienen presos a árabe-americanos.

A través del debate de diferentes puntos de vista, se redactó la misión de la Red Triángulo Azul y un plan de acción:

"...Afirmando que el país está en peligro, el gobierno está pisoteando derechos constitucionales y libertades civiles. Para defender estos derechos humanos y constitucionales pisoteados nos proponemos movilizar a la mayor cantidad de gente posible y oponernos a esta represión. No aceptamos detenciones por el color de la piel, la erosión de libertades civiles, redadas, detenciones, acusaciones secretas, pruebas secretas, tribunales militares secretos, demonización de musulmanes, árabes, sudasiáticos y otros grupos, solo por el país donde nacieron, el idioma que hablan, el color de la piel o por la religión que practiquen".

El plan de acción adoptó el triángulo azul como símbolo y el nombre de Red Triángulo Azul. Los nazis les ponían símbolos a diferentes sectores de la población para identificarlos: la estrella amarilla de David para los judíos; el triángulo rosado para los homosexuales, y el triángulo azul para los inmigrantes y personas sin estado. Este odiado símbolo de opresión ahora se transformará en símbolo de resistencia.

Se va a preparar un boletín que se distribuirá por todo el país. La Red se comprometió a participar en una protesta nacional que se llevará a cabo en Washington, D.C., el Día del Trabajo, con la Coalición Nacional para Proteger las Libertades Políticas. En el otoño organizará conferencias en las universidades. El caso de Rabih Haddad, de Ann Arbor, Michigan, será el centro de una campaña nacional porque concentra los ataques. En la página web, que está por construirse, se promoverán los casos de Farouk Muhti, de Brooklyn, Nueva York, y de Jamal Salim, de Patterson, New Jersey. Se organizarán programas culturales. La Red también participará en una campaña nacional para impedir que las universidades colaboren con las agencias federales que buscan localizar, identificar y hostigar a los estudiantes extranjeros. Cada individuo y organización, según sus capacidades y orientación política, apoyará las campañas del Instituto Árabe-americano, que peticionará al gobierno. La juventud hará un llamamiento a ir el verano por una semana a Detroit para luchar contra la represión de los inmigrantes. Se llevarán a cabo conversaciones con el Gremio Nacional de Abogados, la ACLU y Solidarity USA para ver qué medidas judiciales se podrían tomar, así como acciones de apoyo en la calle.

Al concluir la cumbre, los participantes se marcharon con la convicción de que se había dado un paso importante para frenar los ataques desencadenados contra los inmigrantes después del 11 de septiembre. Ya contaban con un plan, el compromiso de llevarlo a cabo y la organización para hacerlo. Como dijo un participante de una coalición de Houston contra la guerra: "Tenemos que regresar y construir un movimiento".


Este artículo se puede encontrar en español e inglés en La Neta del Obrero Revolucionario en:
rwor.org
Cartas: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Teléfono: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497
(Por ahora el OR/RW Online no se comunica por correo electrónico.)