Josť Padilla: Preso sin acusarlo

Peligroso ataque contra los derechos legales

Obrero Revolucionario #1156, 23 de Junio, 2002, posted at http://rwor.org

A comienzos de mayo, unos agentes del FBI siguieron a José Padilla a bordo de un avión de Zurich, Suiza, rumbo a Chicago. Padilla, de 31 años, nació en Brooklyn (Nueva York) de familia puertorriqueña y es ciudadano estadounidense. Según los informes periodísticos, se convirtió al Islam, se cambió de nombre a Abdullah al Muhajir y vivió varios años en Egipto y Pakistán.

Cuando el avión aterrizó en Chicago el 8 de mayo, lo arrestaron. Desde esa fecha lo tienen preso, lo cual es una abierta violación de las normas judiciales de Estados Unidos.

No lo han acusado de nada. No le han dado el derecho de declararse inocente ni de pedir libertad bajo fianza. No han programado un juicio. Lo tienen aislado en una celda sin contacto con un abogado. No puede contar lo que le ha pasado a nadie fuera de la cárcel, comparecer ante los que lo acusan ni presentar pruebas de inocencia.

A Padilla/Muhajir lo metieron preso sin el "proceso legal establecido", garantizado por la Quinta Enmienda de la Constitución, y lo sometieron a la "detención irrazonable", que prohibe la Cuarta Enmienda.

De hecho, durante todo un mes nadie sabía dónde estaba; simplemente desapareció.

Sin juicio ni nada

El 10 de junio, el secretario de Justicia, John Ashcroft, anunció el arresto de Padilla. En medio de una serie de acusaciones en el Congreso de que el FBI no hizo lo suficiente para impedir los sucesos del 11 de septiembre, Ashcroft se jactó: "El arresto de Al Muhajir al entrar a Estados Unidos trastornó un plan terrorista para atacarnos con una `bomba sucia' radiactiva".

El gobierno afirmó que iba a tenerlo preso sin acusarlo y sin contacto con el público, a pesar de que es ciudadano estadounidense y de que lo arrestaron en territorio nacional. El gobierno ha establecido una categoría especial de delitos (es decir, "terrorismo") y si acusa a alguien de ese delito no lo amparan los derechos y ni las protecciones constitucionales.

Sin acusación ni prueba

"Por lo que sabemos ahora, no existe causa probable para tener preso a José Padilla. Las pruebas que lo vinculan al supuesto complot de la `bomba sucia' son poco convincentes y no son suficientes para acusarlo de ningún delito".

Donna Newman, abogada defensora, en una petición del 13 de junio

"No hay nada para impedir que un presidente -incluso sin declaración de guerra- declare que cualquier americano es combatiente enemigo. Sin tener que probarlo ante un tribunal, las fuerzas armadas podrían meterlo a la cárcel de por vida, e impedir que contrate un abogado para defenderlo. Si así fuera, los derechos constitucionales de todos se desvanecerían".

Editorial del Washington Post

"El gobierno de Estados Unidos hace alarde de superioridad, de que reina la libertad y el derecho. `Tenemos un gobierno de leyes y no de hombres', dicen. Pero con la escalada de represión y medidas de corte fascista, están chocando con contradicciones muy agudas... Así como han dicho que el terrorismo es lo que ellos digan, el proceso legal establecido es lo que ellos dispongan".

Bob Avakian, presidente del PCR,EU, "Los grandes retos de la nueva situación"

El gobierno pisoteó los derechos de Padilla con el pretexto de que, como planeaba graves delitos, no los merece. Es un ejemplo típico de que "uno es culpable hasta que demuestre que es inocente" y socavar el proceso legal establecido (donde a uno supuestamente se le considera inocente hasta que el gobierno pruebe que es culpable). El secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, anunció que "no cabe duda de que" Padilla es terrorista.

Pero a los pocos días del anuncio, las pruebas contra Padilla empezaron a deshilacharse. El subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz, dijo en una rueda de prensa: "No tenía un plan. Lo paramos en la fase inicial". Más tarde, Wolfowitz admitió: "Creo que no tenían un plan más allá de una conversación muy general".

Un oficial de una dependencia policial dijo que no escogieron blanco, no reunieron los materiales para construir una bomba y no trazaron un plan. Agregó que tampoco saben si Al Qaeda lo endosó: "No se sabe si tenía la capacidad ni la autoridad para llevarlo a cabo".

Parece que el gobierno arrestó a Padilla porque lo nombró Abu Zubaydah, un supuesto dirigente de Al Qaeda. Zubaydah está preso en un lugar desconocido en Pakistán, donde lo están interrogando y posiblemente torturando, así que su testimonio es poco confiable.

El 12 de junio el New York Times informó: "Hasta la fecha, el gobierno no ha divulgado ninguna prueba de que había un plan para detonar una bomba sucia, ni de que el Sr. Muhajir desempeñó un papel en él. Lo único que sabemos es que ayer, durante una reunión con unos congresistas, el presidente Bush dijo: `Padilla es un tipo muy malo'".

En pocas palabras, el presidente dice que si su gobierno dice que un individuo es culpable, incluso si es ciudadano pueden arrestarlo, meterlo a la cárcel e interrogarlo sin tiempo límite, y le pueden negar todos los derechos. El presidente y sus allegados se han declarado juez y jurado.

El papel de las fuerzas armadas en "la patria"

Los agentes que arrestaron a Padilla tenían una "orden de testigo material", o sea, lo agarraron porque supuestamente tenía información para presentar ante un gran jurado de acusación. Es el mismo pretexto que han utilizado para arrestar a miles de árabes y musulmanes y tenerlos presos durante meses.

En el caso de Padilla, un juez federal de Manhattan programó una audiencia secreta el 11 de junio y parecía que iba a mandar que lo acusaran o lo pusieran en libertad. En respuesta, el presidente Bush, el comandante en jefe de las fuerzas armadas, declaró que Padilla es "combatiente enemigo".

Es decir, el gobierno declaró que, como no tiene pruebas contra Padilla, puede meterlo preso sin pruebas.

A Padilla lo trasladaron a una cárcel militar. No le informaron a su abogado y no le permitieron hablar con él. Esta es otra violación grave del proceso legal establecido, dado que hay leyes que prohíben que los militares arresten a ciudadanos o funcionen como policías en el territorio nacional.

En una reunión secreta del Comité Judicial del Senado, los representantes del Departamento de Justicia dijeron que no tienen que acusar a Padilla de nada ni juzgarlo, ni siquiera ante un tribunal militar. Dijeron que la rama ejecutiva (o sea, Bush y las fuerzas armadas que comanda) pueden tener preso a alguien hasta que decidan que ha terminado la guerra contra el terrorismo.

El presidente ha declarado la guerra, ha anunciado que el territorio nacional es un frente de batalla y se ha otorgado el derecho de arrestar a cualquiera que supuestamente desempeñe un papel en esa guerra, y sus representantes afirman que eso puede continuar hasta que diga que no es necesario.

Es un gran paso hacia la militarización del "frente interno".

*****

"En este momento, sería una exageración decir que se trata de un golpe de estado, pero es correcto e importante señalar que la situación tiene aspectos muy marcados de un `golpe en marcha'; es decir, ciertas fuerzas estrechamente ligadas con los altos niveles de las fuerzas militares están acaparando más y más poder... Es bueno que mucha gente se haya pronunciado, se haya movilizado y se esté movilizando de diversas maneras contra ella; también es bueno que muchos más planteen interrogantes, preocupaciones e incluso críticas; sin embargo, con cada día que pasa es urgente que todo esto se extienda, se profundice y se amplíe. No basta con simplemente cuestionar, expresar inquietudes, criticar o oponerse a lo que la estructura de poder hace (y lo que indica claramente que piensa hacer) tanto en el plano internacional como en Estados Unidos. Debe imperar la orientación de forjar una gran resistencia y movilizar a cientos de miles y, con el tiempo, a millones de personas pararlo".

Bob Avakian, presidente del PCR,EU, "Los grandes retos de la nueva situación"


Este artículo se puede encontrar en español e inglés en La Neta del Obrero Revolucionario en:
rwor.org
Cartas: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Teléfono: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497
(Por ahora el OR/RW Online no se comunica por correo electrónico.)